Más de 350 afectados en los incendios de Cervantes, entre ellos 45 ganaderos

Excepto a un vecino de O Pando que le ardió la casa, el resto fueron daños materiales


LUGO / La VOZ

El Concello de Cervantes ha empezado a cuantificar los daños ocasionados por la oleada de incendios que en la madrugada del lunes día 16 de octubre azotó duramente al municipio. La prioridad ahora se centra en que se restablezcan los suministros de agua, que mantiene a aldeas como O Pando (de las más afectadas) sin este servicio básico.

El gobierno municipal cifra en más de 350 los vecinos afectados por los fuegos e indica que de esta totalidad, 45 son ganaderos de las parroquias de Donís, Cereixido y Noceda. No sorprende este dato dado que el concello cuenta con más de 300 explotaciones ganaderas. El resto de los daños sufridos se basan en desperfectos materiales, como la quema de vehículos, alpendres, carros, cierres o pastores eléctricos.

Reparación del agua

En la mañana de ayer, vecinos de O Pando intentaban solucionar la problemática del agua. Acudieron a unos cuatro kilómetros de la aldea, donde se encuentra la fuente que suministra agua a las cuatro casas. Misión imposible porque las tuberías están todas rotas y, a mayores, la fuente está casi seca debido a la sequía.

Cervantes tiene 1.450 habitantes y cuenta con 21 parroquias. En alguna, como Deba, tan solo reside una persona. Ayer este vecino no se encontraba en casa pero sí se percibían las secuelas que dejó el violento fuego en sus alrededores.

En Marea pregunta por la coordinación y medios enviados

En Marea registró en el Congreso varias iniciativas relacionadas con los incendios. Miguel Anxo Fernán- Vello indicó que urgen ayudas para restaurar zonas quemadas como Os Ancares. «No Consello de Ministros non se aprobaron ningún tipo de axudas para as catástrofes en Galiza. Moita formalidade verbal pero pouca actuación real. Un desleixo para a poboación de Lugo no tema dos incendios», indicó el diputado, que también preguntó al gobierno por los medios enviados, los de intervención en Os Ancares, en O Xurés, y si había un plan coordinado con la Xunta dada la gravedad de los incendios.

La Xunta inicia su gira de charlas con los más afectados

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, mantendrá a las ocho de esta tarde, en el colegio de Doiras, una reunión con los vecinos de Cervantes afectados por los incendios. Balseiro explicará la línea de ayudas que puso en marcha la Xunta para reparar y compensar los daños provocados por los fuegos. El delegado del gobierno gallego escogió este lugar para iniciar los encuentros puesto que fue el municipio más perjudicado por la oleada de fuegos, pero tiene previsto recorrer otros puntos de la provincia lucense, también afectados por los incendios. En los próximos días dará a conocer el calendario de charlas informativas.

Más de 11 millones de euros para reparar los daños

El Diario Oficial de Galicia publicó ayer la orden que establece las bases reguladoras de las ayudas para reparar los daños causados por los incendios que se produjeron en la Comunidad durante el mes de octubre. La convocatoria de ayudas prevé una inversión de más de 11 millones de euros.

Además de las medidas que se prevén, varias consellerías, destinan ayudas directas encaminadas a recuperar bienes públicos y privados dañados y valorados en 9,8 millones. Así, Medio Rural destina siete millones para la consolidación de suelos y restauración de zonas quemadas. Se trabajará en una primera fase, en los 32 fuegos de más de 300 hectáreas.

Rulos de hierba de Guntín para Ponte Caldelas

En el marco de la campaña solidaria que está llevando a cabo Agromuralla, ayer tocó el turno de recoger alimento en Guntín para descargarlo en Ponte Caldelas. Ganaderos de las parroquias de Santa Cristina (Lugo), Vilarmao, Vilameá y Pradeda (Guntín) aportaron su granito de arena y donaron alimento para las reses de ganaderos de Ponte Caldelas. En total se recogieron diez pacas grandes, 21 rulos de hierba seca y cuatro de silo. El alimento fue transportado en un tráiler a este municipio pontevedrés y muy afectado por los incendios forestales que azotaron Galicia . foto daniel portela

«Se vou para o piso que me ofrecen en Becerreá voume deprimir máis»

«Non descanso polas noites. Levántome de madrugada, veño para aquí, fago un pouco de lume porque fai fresco, poño a radio e penso que de nada serviu tanto sacrificio», relataba ayer Toño, el vecino de O Pando, que de la noche a la mañana vio toda su vida reducida a escombros.

Este jubilado de 66 años, dedicado siempre a la construcción, rechaza abandonar su aldea e irse a vivir al piso de protección oficial que le ofrece la Xunta. Dice que de aceptar esta propuesta, se deprimirá más todavía. «Xa teño depresión e se vou para o piso que me ofrecen en Becerreá voume deprimir mais», relata Toño, quien pasa el día en lo que era su casa junto a Tobi y León, sus dos perros. Duerme en la casa de un vecino que no reside a diario en la casa porque trabaja fuera. También acude con frecuencia a casa de su hermano, en Vega do Seixo, otra aldea de Cervantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Más de 350 afectados en los incendios de Cervantes, entre ellos 45 ganaderos