El fuego no da tregua a la provincia de Lugo

Continúan los incendios en Cervantes, Triacastela, As Nogais, Samos, Negueira de Muñiz, Friol, Monforte y Pantón


«Desolador». Así definió el alcalde de Cervantes, Benigno Gómez, el escenario que se presenta a consecuencia del devastador incendio forestal en Os Ancares. Visiblemente emocionado, el regidor explicó esta mañana que las llamas siguen avanzando sin control, «nunca vira cousa igual», aunque la situación mejoró con respecto a la que se vivió anoche, con decenas de vecinos desalojados de sus casas.

La  densidad del humo que se ha desplazado hasta localidades como A Fonsagrada, Becerreá y Triacastela ha provocado el oscurecimiento del cielo a pleno mediodía, por lo que el alumbrado público se ha activado.

En A Fonsagrada se acaba de encender el alumbrado público.
En A Fonsagrada se acaba de encender el alumbrado público.

Además del incendio de Cervantes, continúan los fuegos de Triacastela, Friol, As Nogais, Samos, Negueira de Muñiz, Monforte de Lemos y Pantón. Por ahora, no existen datos oficiales sobre el número de hectáreas calcinadas.

Según los últimos datos ofrecidos por la Consellería do Medio Rural, a las 10.30 horas, existen ocho incendios activos en la provincia que afectan a más de veinte hectáreas: Donís y Noceda (Cervantes), ambos en nivel 2; Anxeriz (Friol), en nivel 2; Chavaga (Monforte), en nivel 2; Cangas (Pantón), en nivel 2; Cereixido (Cervantes); Renche (Samos) y Triacastela. Hay otros tres controlados: Xiá (Friol), Esmeriz (Chantada) y Paradela. Y otros dos (Lugo y O Saviñao) extinguidos.

Hay varias carreteras afectadas por los incendios, sobre todo en Monforte, Pantón y Cervantes.

La noche más dura de Cervantes

Tania Taboada

Decenas de vecinos fueron desalojados de sus casas por el incendio en Os Ancares, que sigue activo

El municipio de Cervantes vivió su noche más dura, con decenas de vecinos desalojados y pendientes del fuego en Os Ancares, que empezó a avanzar con rapidez y a amenazar a las casas, sobre todo a última hora de la noche y de madrugada.

El incendio avanza en dos direcciones, hacia Noceda y hacia Piornedo. Lo peor ocurrió a partir de las ocho de la tarde de ayer, cuando las llamas empezaron a acercarse peligrosamente a las casas -en alguna vivienda incluso llegaron a entrar por una ventana-, pero ninguna llegó a arder. Sí se quemaron al menos dos alpendres y tres coches en San Martiño. Ante la virulencia del fuego, fue necesario desalojar a los vecinos de Robledo, Noceda y Cela, que se reunieron en el bar de Doiras, donde pasaron la noche en vela.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El fuego no da tregua a la provincia de Lugo