La Diputación pide a sus funcionarios agilidad para abrir las residencias

El presidente mandó redactar un documento de intenciones para firmar con los alcaldes afectados


lugo / la voz

La Diputación aprobó ayer un protocolo en la comisión de gobierno con el que pretende, entre otras cosas, exigir a sus funcionarios celeridad y preferencia en la burocracia para poder abrir sus residencias de la tercera edad. El presidente Darío Campos dice textualmente en el encabezamiento del documento: «Ordenar aos distintos servizos e unidades administrativas afectados, nomeadamente secretaría xeral, intervención, asesoría xurídica, servizos sociais e contratación e fomento, priorizar as tarefas necesarias para a posta en funcionamento destes equipamentos sociais altamente demandados, coa maior celeridade posible», dice en el documento que firma el presidente.

Por otra parte, desde la Diputación explicaron que el protocolo es para comprometer a los alcaldes que tienen o van a tener residencias para que pongan todos los medios posibles, pero no se especifica todavía como será el reparto de costes entre diputación y concellos para el mantenimiento de las residencias.

El protocolo aclara que los las plazas de los centros serán preferentemente para residentes de ese municipio o de los limítrofes y que «Deputación e concellos colaborarán no financiamento das prazas».

Por otra parte, la Diputación dice que ya en 2015 hizo una selección de personal para los centros de mayores de la Diputación y de los concellos, pero «estes traballadores nunca foron contratados porque o PP dende a Xunta non quixo conceder os Permisos de Inicio de Actividade (PIA) para poder abrir as residencias e centros de día, que os dá cando quere en base aos seus intereses

partidistas», aseguró ayer la Diputación. Reconoce que le acaba de dar permiso para las de Castroverde y Taboada pero recuerda que como «o Goberno central aprobou a Lei de Orzamentos de 2017, vixente na actualidade. Con esta normativa, fixou que organismos como Suplusa só poidan ter persoal temporal. Como é lóxico, nas residencias requírese de persoal fixo pois esta é unha prestación social que ten continuidade no tempo».

Cinco ya acabadas, de 15

Las cinco residencias de la tercera edad cuyas obras ya están acabadas, según precisó ayer la Diputación, son las de Castroverde, A Fonsagrada, Trabada, Pol y Ribadeo. Las que están próximas a acabar son las de Ribas de Sil y Pedrafita. En plena ejecución de las obras en este momento están las de Meira, Navia de Suarna y Becerreá. Y en fase de preparación o de trámite, es decir, sin empezar las obras, se encuentran las de A Pontenova, Pobra de Brollón, Folgoso do Courel, Portomarín y Guitiriz, según precisó ayer el servicio de comunicación de la Diputación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Diputación pide a sus funcionarios agilidad para abrir las residencias