Ramiro López, de La Palloza a la Casa de A Fervenza para seguir triunfando

El veterano hostelero de Castro de Rei abre su nuevo proyecto en O Corgo


LUGO / LA VOZ

Al veterano empresario lucense Ramiro López la cabeza no le descansa ni un segundo. Con medio siglo de experiencia en el sector de la hostelería y con más de media docena de establecimiento a su frente, el empresario de Duancos (Castro de Rei) suma un nuevo proyecto a su lista. Se trata de la Casa Grande de A Fervenza, un complejo hostelero construido en el municipio de O Corgo, a 17 kilómetros de la capital lucense y regentada hasta hace meses por cuatro socios.

Al igual que hizo en su día con Lenda do Quercus o Val dos Soños -otros dos de sus proyectos estrella situados en Castro de Rei y que muchas parejas eligen para darse el sí quiero- el empresario de Duancos sigue apostando por lugares recónditos, tranquilos, rodeados de naturaleza y que tanto definen a nuestra tierra.

La primera vez que el empresario acude a la que ahora es otro de sus negocios se remonta a hace 15 años, cuando acude a disfrutar de una comida. No es hasta el 17 de mayo del año pasado, cuando junto con su asesor, pone pie en dicho lugar. En esta ocasión lo hizo ya con vistas de negocio. Tanto lo enamoró el paisaje y su entorno natural que no solo decidió adquirirlo para explotarlo laboralmente, sino para fijar ahí su lugar de residencia.

Con la imagen corporativa de la casa cambiada y hechas las principales labores de acondicionamiento, a finales de febrero, Ramiro López abrió las puertas de su nuevo proyecto al público. Tal es su éxito que ya tiene contratados unos 20 banquetes para este año. Para su gerencia fichó a Bea, una de sus primeras camareras en la caseta de San Froilán y de la que resalta su profesionalidad y capacidad de trabajo. Junto a esta, se encuentran otras cinco personas en plantilla y para grandes eventos tirará de extras.

El complejo, asentado en una extensión de 18 hectáreas, está formado por una casa de turismo rural con nueve habitaciones, que en los días de boda estará reservada para los asistentes a la misma. El resto de días, estará abierta para todos los huéspedes que deseen desconectar y disfrutar de la naturaleza. Además, se admiten mascotas.

Al lado de la casa, se encuentra un anexo que está formado por tres comedores, todos caracterizados por una decoración «enxebre». Otros dos comedores están destinados a todo tipo de eventos y están en proceso de ampliación. Su capacidad es para unas 200 personas. Dispone también de piscina y en breve contará con dos zonas de terraza con vistas al río.

A unos 500 metros del complejo se encuentra lo que sería el espacio de celebración de bodas civiles. Muchas de las parejas eligen las piedras asentadas sobre el río para darse el sí quiero. Al lado también se ubica una zona donde se llevaría a cabo el aperitivo. Al lado se encuentra una zona de parras de kiwis, que se habilitará para aparcadero de vehículos. El empresario opta por una segunda zona de párking y muy próxima al lugar del enlace pensando en la comodidad de las invitadas, para que les quede a escasa distancia y sufran lo mínimo los tacones.

Y rodeando y adornando a todo ese maravillo complejo se encuentran elementos característicos como un molino, o diversos elementos tradicionales utilizados por oficios gallegos prácticamente perdidos, tales como afila cuchillos o diferentes aperos de labranza.

Formado por casa rural y restaurante, está abierto de lunes a domingos y admite mascotas

«El plato de la aldea» será el menú estrella de este nuevo proyecto empresarial

Dos huevos fritos, chorizo, jamón, pimientos y patatas fritas. Un contundente menú elaborado a base de productos del campo, será el menú estrella de Casa Grande de A Fervenza. Según explica el empresario de Duancos, los ingredientes proceden de varias casas de aldeas que crían animales y cultivan los productos de una forma totalmente artesanal.

Además de este plato, no faltará en la carta, pollo campero, jamón de porco celta, tablas de quesos gallegos procedentes de Arzúa o San Simón y anguilas. En cuanto a postres, la mayoría son caseros y en cuanto a helados, el empresario apuesta por una heladería de Lugo que apuesta por los sabores más enxebres, tales como helados de Maruxa de nata, flores y fresas, avellana, café...

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Ramiro López, de La Palloza a la Casa de A Fervenza para seguir triunfando