La Xunta prevé acabar en Lugo seis parcelarias este año y siete el 2019

Castro de Rei, Baleira, Alfoz y Mondoñedo tienen más de un proceso en marcha


lugo / la voz

Seis concentraciones este año y siete el que viene. Los planes de la Consellería do Medio Rural apuntan a que en la provincia se terminen 13 parcelarias durante lo que queda de este año y durante el siguiente. Mientras tanto, en lo que va de año no ha concluido ningún proceso de reestructuración en la provincia.

En estos momentos están en marcha concentraciones en 13 municipios lucenses, con 18 parcelarias en total en todos esos ayuntamientos. En cuatro de ellos -Castro de Rei, Baleira, Alfoz y Mondoñedo- hay dos en cada uno: en Castro de Rei están en marcha las de Ramil y Mos; en Baleira, las de A Braña y Fonteo; en Alfoz, la de O Pereiro-As Oiras y Val de Alfoz, y en Mondoñedo, las de Mondoñedo Norte y Sasdónigas.

En esos y en otros municipios, además, hay concentraciones que afectan a más de una parroquia. La denominada Val de Alfoz incluye seis -Adelán, Carballido, Castro de Ouro, Lagoa, Mor y Reirado-, y la otra que está en marcha en ese concello se desarrolla en dos -O Pereiro y As Oiras-. La concentración parcelaria Mondoñedo Norte afecta a tres -Vilamor, Masma y Couboeira-. Esa misma situación se aprecia en concellos donde solo hay una concentración en marcha. En Riotorto está desarrollándose una parcelaria que afecta a más de una parroquia: en este caso la reestructuración de fincas avanza en A Órrea y en Galegos.

Las concentraciones parcelarias cuyo fin se prevé para este año son las de Fanoi (Abadín), Pousada (Baleira), Ramil (Castro de Rei), Mos (Castro de Rei), A Órrea-Galegos (Riotorto) y Frexulfe (O Valadouro). Para el 2019 queda el fin de las de Santo Estevo (Pol), O Pereiro-As Oiras (Alfoz), Val de Alfoz (Alfoz), A Braña (Baleira), Fonteo (Baleira), Sasdónigas (Mondoñedo) y Mondoñedo Norte (Mondoñedo).

Ayer la Xunta anunció la cesión de tres fincas al Concello de Castro de Rei dentro de la concentración parcelaria de Mos, que se usarán para crear una zona recreativa, instalar un aparcamiento y ampliar el cementerio parroquial.

Guitiriz y A Pastoriza, dos situaciones muy opuestas

Guitiriz y A Pastoriza, con numerosas explotaciones de ganado vacuno, son dos casos completamente diferentes en cuanto a concentraciones parcelarias: en el primer concello no se realizó ninguna; en el segundo, solo en una parroquia, San Martiño de Corvelle, no se llevó a cabo.

El guitiricense Jesús Veres, ganadero jubilado y edil de Converxencia Galega, recuerda que en su parroquia, Os Vilares, hubo un intento de concentración que no avanzó. Él fue además concejal en otros mandatos, tanto en el gobierno como en la oposición, y directivo de la cooperativa de Os Vilares, fusionada luego con otras para crear Codegui. Estando al frente de la cooperativa organizó charlas sobre concentraciones, con pocos resultados: «A xente non estaba polo labor», dice.

La falta de parcelarias, dice, ha supuesto un problema grave: «O problema dos gandeiros de Guitiriz e de Galicia é a falta de terras», subraya. Para Veres, la solución consistiría en una ley de arrendamientos rústicos, que garantizaría ingresos a dueños que no cultivan sus fincas y acceso a fincas a ganaderos con falta de terreno. Más escéptico se muestra, en cambio, con el Banco de Terras: «As leiras pequenas non as quere ninguén», recalca.

En A Pastoriza, por su parte, las concentraciones parcelarias se hicieron hace décadas, lo que permitió a las explotaciones modernizarse y crecer. La teniente de alcalde, Elva Carreira, considera que quizá ya debería plantearse una reconcentración para adaptar a las necesidades actuales el trabajo de hace años. Admite que esa medida plantearía problemas ambientales; pero agrega que sería interesante para los concellos, porque se reduciría el número de vías municipales y disminuirían costes de mantenimiento, y para los propietarios, porque se les facilitaría el trabajo. Es, opina, una cuestión complicada, «pero non imposible, dende logo».

Tres parroquias de Vilalba, dispuestas a compartir el proceso

Tres parroquias de Vilalba -Alba, A Torre e Insua- están dispuestas a afrontar conjuntamente el proceso de concentración parcelaria. Representantes de las tres mantuvieron una toma de contacto con el alcalde, Agustín Baamonde por este asunto hace meses; la semana pasada, de nuevo expusieron la cuestión, mostrando ya la intención de trasladar su postura a la Xunta.

En estos momentos, en otras tres parroquias vilalbesas -Goiriz, Lanzós y Román- están realizándose trabajos de tipo técnico para avanzar en el proceso. Las labores van encaminadas a la elaboración del estudio de impacto ambiental. Hace dos años, Vilalba fue elegida, con otras zonas de Galicia, para ensayar un modelo de concentración algo apartado del tradicional, dando uso a terrenos sin cultivo con el Banco de Terras al frente. Goiriz y Lanzós parecían las zonas elegidas, pero el proceso no siguió adelante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta prevé acabar en Lugo seis parcelarias este año y siete el 2019