Dos aviones contra incendios de Plysa fijan su base en el aeródromo de Rozas

Usarán las instalaciones para prácticas, de cara a posibles contratos con la Xunta

.

lugo / la voz

La compañía Plysa, una filial de Air Nostrum, creada recientemente para la extinción de incendios, desplazará los dos primeros aviones del modelo Trush 710 P, de la flota de 50 que pretende incorporar hasta el año 2021, al aeródromo de Rozas. En las instalaciones lucenses tendrán su base, a partir de mañana, y realizarán prácticas y entrenamientos de cara a posibles futuros contratos con la administración.

Hacía al menos dos años que en Rozas no había aviones para la lucha contra incendios, después de que la Xunta dejara de contratar el servicio con la empresa Martínez Ridao Aviación S.L., que era la que suministraba los Dromader, cuya presencia se había convertido ya en habitual en el aeródromo lucense. Estas aeronaves fueron sustituidas en toda la comunidad autónoma por helicópteros, con una menor capacidad de carga que los aviones.

A los dos aeronaves que se podrán ver durante el Critérium Aeronáutico que comienza el próximo viernes, se sumará en el mes de agosto otra tercera. La compañía desplazó a Rozas dos operarios en tierra y tres pilotos y contará también con dos alumnos en prácticas del CIFP As Mercedes que cursaron el ciclo superior de Aeromecánica. Estos operarios realizarán entrenamientos de cara a posibles actuaciones en los montes.

Los aviones que podrían sustituir a los Dromader, característicos por su color amarillo y porque eran capaces de llenar los depósitos de agua en pantanos y rías, no tienen esta prestación. Los H710 P, que ya se usaron en la extinción de incendios en Estados Unidos y Australia, tienen que cargar en tierra. El tiempo de respuesta es muy rápido porque en menos de dos minutos, según fuentes consultadas, están preparados para despegar de nuevo con 2.687 litros de agua.

La inversión

El aeródromo de Rozas dispone de un depósito de 5.400 litros, que permitirían cargar a dos aeronaves de estas características, con posibilidad de recarga del agua de los pozos a través de motobombas, si fuera necesario.

Plysa adquirió una primera partida seis aviones para la lucha contra incendios, con una inversión prevista que ronda los 8 millones de euros, de los que le entregaron los dos primeros ejemplares. Se trata de una nueva línea de negocio que pretende poner en marcha la compañía Air Nostrum, a través de su filial.

Las aeronaves elegidas por la compañía que pretende hacerse un hueco en el sector de la extinción de incendios, según fuentes consultadas, están diseñadas para despegar y aterrizar en pistas agrestes y en campos pequeños.

El CIFP As Mercedes tendrá un stand en el Critérium Aeronáutico, en el que informarán de las posibilidades de este ciclo superior. Estará atendido por los propios alumnos, que recibieron uno de los premios a la innovación en FP en Galicia por el diseño de un dron que despega en vertical. En el puesto dispondrán de un simulador de vuelo de drones para que los visitantes puedan realizar prácticas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Dos aviones contra incendios de Plysa fijan su base en el aeródromo de Rozas