Un invierno en Lugo como los de antes

La estación finalizó con un 58 % más de lluvia que la registrada en el 2017 y con temperaturas medias más frías

.

lugo / la voz

Acaba de terminar el invierno y se puede decir que de verdad lo ha sido en Lugo. Si se analizan los datos de la estación que tiene Meteogalicia en el campus de Lugo, se han registrado desde el 21 de diciembre hasta el 20 de marzo 504,4 litros de lluvia por metro cuadrado, temperaturas mínimas de 3 y 4 grados bajo cero, medias mensuales en torno a los 5 grados, hasta 67 días con alguna precipitación registrada o meses con apenas 60 horas de sol. Las cifras habituales de los inviernos desde que hay registros, en 1980.

¿Pero por qué se convierte en noticia que hayamos vivido los últimos tres meses lo habitual?. La novedad se produjo en los últimos años, cuando o bien hubo inviernos muy secos (el del 2017, con un 58 % menos de precipitaciones comparado con el 2018) o calurosos (como el del 2016, con varios días superando los 20 grados, o el día de Navidad, con 18 grados). Y además, tras un año, como el pasado, en el se vivieron escenas de sequía que no se recordaban en varias décadas y tras muchos meses seguidos con apenas precipitaciones.

Buena muestra de que este 2018 ha comenzado lluvioso fueron las cifras de precipitaciones registradas en comarcas como Terra Chá, Os Ancares, y A Fonsagrada, con valores superiores a la media. Que en solo tres meses se llegasen a registrar hasta 1.382 litros por metro cuadrado en Abadín ya define al invierno lucense del 2018. Por el contrario, en el sur, en Sober, no se llegó a los 300 litros.

Otro dato de que estamos en un período de humedad y de balance hidrológico positivo es que en Lugo, de 90 días, hubo hasta 67 con alguna precipitación, 57 de ellos con más de un litro por metro cuadrado (en el 2017 fueron 27 días, la mitad).

Y si hablamos de temperaturas, según los datos que ofreció la Agencia Española de Meteorología (Aemet) en la estación del aeródromo de Rozas, el pasado febrero fue el tercero más frío desde 1980, con una mínima de -4,3 grados el sábado 24. Por su parte, Meteogalicia habla de noches de siete bajo cero en O Cebreiro y Os Ancares, como la del 8 de febrero, lo que supone valores anómalos en los últimos 40 años. Otro dato de que vivimos un invierno como los de antes fueron las horas de sol, con diferencias muy evidentes, con casi 30 horas de menos al mes este año.

Y para finalizar el argumentario de que vivimos un invierno como los de antes, y aunque son datos que no valoran las estaciones meteorológicas, destacaron las jornadas de nieve, que se sucedieron en varios días y a lo largo de toda la provincia, llegando a cotas inusuales o a cuajando en la capital, algo que no ocurría desde el 2015. Ya saben: «año de nieves, año de bienes».

La Terra Chá, condenada a nuevos problemas de suministro si hay sequía al no almacenar agua

x.m.p.

Los problemas de abastecimiento de agua cuando hay sequía son cada vez más evidentes en municipios de la Terra Chá. El 2017, con un prolongado estiaje, constituyó un buen ejemplo; sin embargo, no hay ninguna razón que impida pensar que este año será distinto. Los ríos de la comarca llevan estos días un notabla caudal, que podrá aumentar en primavera, con el deshielo. Los prados presentan unas imágenes de inundación que en inviernos pasados no eran tan patentes...

Pero esa agua tiene en cierto modo fecha de caducidad, ya que no hay infraestructuras que la embalsen ni planes para construcciones relacionadas con esa finalidad. Guitiriz es, junto con Vilalba, el único municipio con un pantano del que sale el agua para el abastecimiento de parte del ayuntamiento; la alcaldesa, Regina Polín, considera que salvo larguísima sequías el suministro está garantizado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un invierno en Lugo como los de antes