Va a una pastelería de Castro a reparar una máquina y acaba con 4 puñetazos

El autor de la agresión deberá pagar 1.670 por un delito de lesiones y abonar 300 al afectado


LUGO / LA VOZ

El encargado de realizar el mantenimiento de unas máquinas tragaperras acudió en noviembre del año pasado a una pastelería de Castro de Rei, y acabó recibiendo cuatro puñetazos y además le llamaron payaso. Todo eso ocurrió cuando abandonaba el establecimiento, y se encontró con un hombre que estaba fuera del local y que nada tenía que ver con este. Ayer el autor de los hechos reconoció los mismos en los juzgados, y aceptó pagar una multa de 1.670 euros por un delito de lesiones. A mayores pagará 300 euros al afectado.

El acusado llamó inicialmente payaso al operario y seguidamente le dio un fuerte empujón que hizo que se golpeara la cabeza contra un mueble. A continuación le propinó cuatro puñetazos en la cara, causándole una herida en la cabeza y otras lesiones. En su curación invirtió un total de ocho días.

El fiscal reclamaba inicialmente para el implicado una pena de un año y diez meses de prisión y una indemnización de 700 euros al afectado. Ayer, en cambio, modificó a la baja la petición de pena y el acusado terminó por aceptar para evitar el juicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Va a una pastelería de Castro a reparar una máquina y acaba con 4 puñetazos