Los trabajos en Viladonga reparan muros excavados hace más de 40 años

La consolidación se centra en muros dañados por el crecimiento de vegetación


VILALBA / LA VOZ

Los trabajos de limpieza y de consolidación que se llevan a cabo, desde comienzos de este otoño, en el castro de Viladonga ya muestran algunos resultados concretos. Uno de ellos es la mejora en muros de construcciones de la croa, que contituye una de las partes más conocidas y visitadas del yacimiento pero que necesitaba tareas de restauración.

Pasaron ya más de 40 años desde que se efectuaron actuaciones en esa zona del castro, con Manuel Chamoso Lamas al frente. Desde entonces, en el castro se realizaron limpiezas y excavaciones que tuvieron como escenario otras partes, por lo que las actuales tareas son prácticamente una reexcavación de las de los años setenta del siglo pasado.

Luis López -reponsable de la empresa Terra Arqueos, que realiza los trabajos- aseguró ayer que la limpieza, primer paso dado en algunas de las construcciones, había tenido como objetivo eliminar la vegetación, que, dijo, supone una de las mayores amenazas. La vegetación resulta especialmente dañina para materiales como el esquisto, que acaba rompiendo.

Para corregir ese problema, se han restaurado algunos elementos y se han sustituido otros. Lo que queda aún sin concretar es si los muros quedarán con un revestimiento vegetal, como ha ocurrido en anteriores campañas, o se adoptará algún otro tipo de solución. Lo que sí ya se sabe es que los actuales trabajos han servido, como en ocasiones anteriores, para el hallazgo de moneda, como explicó ayer López.

Las piezas son de bronce, y proceden seguramente de la etapa final del yacimiento, en torno al siglo III después de Cristo. Las monedas no se hallaron en las construcciones en las que se emprendieron tareas de limpieza sino en la calle central de la croa. Esa parte del castro está siendo excavada para habilitar un acceso más cómodo a los visitantes que proceden de la entrada principal y continún el recorrrido al otro extremo, en el antecastro.

Por otro lado, los trabajos permitieron, ya en los primeros días de la campaña, el hallazago de una nueva escalera de acceso al adarve de la muralla. Apareció en la zona norte del recinto, muy cerca del lugar en que se encontó otra estructura semejante durante los trabajos de limpieza y consolidación realizados durante el año pasado. Esta campaña tiene un presupuesto de 113.000 euros, aportados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y por la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los trabajos en Viladonga reparan muros excavados hace más de 40 años