Un misterio en Viladonga

La aparición de restos de la antigua muralla deja dudas sobre la función que desempeñaban algunos elementos encontrados


vilalba / la voz

El castro de Viladonga (Castro de Rei) ofrece datos sobre la historia del recinto y del pasado castreño y galaicorromano, pero también abre la puerta a dudas y misterios. La campaña de limpieza y de consolidación realizada durante este año, ya prácticamente acabada, ha servido para aumentar la información sobre la muralla, pero también para comentar qué usos podrían tener algunos elementos.

En el suroeste de la croa [ver La Voz de Galicia del pasado 7 de junio] aparecieron restos de la muralla, cuyo origen data del siglo III después de Cristo. Esa aparición ayudó a esclarecer que la muralla tenía una estructura circular, más o menos similar a la de Lugo aunque sin cubos. Esos restos de la croa pueden corresponder a un antiguo cuerpo de guardia, si bien es solo una idea planteada durante los trabajos y harán falta más estudios para establecer una conclusión definitiva.

Lo que sí parece claro es que pudo ser el único elemento de ese tipo que se hallaba dentro de la muralla que rodeaba el castro, puesto que apareció cerca de la entrada al castro y era el emplazamiento habitual para el control del recinto. La aparición ha llegado después de que en la pasada década, en otra campaña, se recuperase una entrada al castro. Se suponía que ser más adelante se hallar un elemento como este, bien visible hoy para quien se acerca a visitar el castro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un misterio en Viladonga