Calma tras el gran huracán judicial

La operación Rei sacudió la vida política de un municipio ajeno a sobresaltos entre partidos


vilalba / la voz

Una de las noticias más destacadas de Castro de Rei fue sin duda la fechada el pasado 14 de octubre. La Audiencia Provincial echaba abajo la denominada Operación Rei, que tuvo consecuencias directas en el municipio. Para explicar el origen y el alcance hay que retroceder casi cinco años exactos: en octubre del 2009, tras un registro en las dependencias judiciales, Juan José Díaz Valiño, entonces alcalde (PSOE), y tres concejales, los socialistas Antonio Balado y Ana Canto más Roberto Lorenzo (TEGA), eran detenidos y puestos a disposición judicial por su supuesta relación con un tráfico de influencias.

Al tumbar la citada operación, emprendida por la jueza lucense Estela San José, la Audiencia declaró nulas las pruebas y estableció la imposibilidad de su utilización por haber sido logradas de un modo procesalmente irregular. Pero además, con esa decisión, cerraba uno de los episodios que más sobresaltos generó en un municipio y en una corporación que están muy lejos de las tensiones a veces presentes en otros concellos. Por el medio, además, Juan José Díaz Valiño, que encabezó la lista del PSOE en el 2007 y en el 2011 y que fue alcalde en el penúltimo mandato, presentó su renuncia como edil en enero del 2013.

La vida política ha seguido, no obstante, su curso. El PP ha gozado desde el 2011 de una mayoría absoluta que le sirvió para recuperar la alcaldía perdida en el 2007, en tanto que la oposición, sobre todo el PSOE, parece haber acusado la convulsión derivada de la citada operación judicial.

pp

¿Conservarán los populares la cohesión lograda en el 2011?

La mayoría absoluta del 2011 se logró tras haber logrado aglutinar en torno al PP el voto de ese partido y el que se perdió cuatro años antes, al formar una lista, como independiente pero bajo las siglas de Terra Galega (TEGA), el concejal Roberto Lorenzo, que hasta entonces formaba parte del grupo popular. Francisco Balado, que hace cuatro años lideró la lista por primera vez en sustitución del veterano Arturo Pereiro, logró la vuelta de Lorenzo al PP. Los ocho concejales obtenidos parecen una muestra de que la jugada salió bien; pero además le permitió contar en su grupo con Lorenzo, un edil de perfil discreto pero eficaz que conoce bien el funcionamiento del Concello y que está habituado a asumir variadas tareas en el ámbito municipal.

psoe

¿Volverán los socialistas a asumir el protagonismo que consiguieron?

El PSOE necesitó el apoyo de tres concejales, el ya citado Lorenzo más los dos del BNG, para que su candidato accediese a la alcaldía en el 2007, año en que consiguió cuatro representantes. Sin embargo, ni en el 2011 aumentó su representación, quedándose en cuatro concejales, ni dio la sensación de saber presentar ante los ciudadanos los resultados de su gestión. Además el frente judicial lo afectó de lleno, aunque sin que ninguno de sus representantes quedase condenado o la situación procesal se convirtiese en elemento de polémica en la política local. La renuncia de Díaz Valiño al acta de concejal dejó tocado al grupo municipal, cuyo protagonismo en la política local ha sido escaso últimamente.

bng

¿Serán otra vez los nacionalistas un grupo activo?

Aunque ajeno a los vaivenes judiciales, tampoco el BNG ha jugado un gran papel en la política local en los últimos cuatro años. Apoyó la elección de Valiño y luego entró en el gobierno, aunque el pacto no llegó al final del mandato. El Bloque sufrió un retroceso en el 2011, bajando de dos representantes a uno, y ese descenso parece haber actuado como una losa sobre la formación nacionalista, que no ha tenido la chispa que sí acompañó su trabajo en otras ocasiones.

balance

¿Ha sido este un mandato de grandes proyectos en el municipio?

Ha sido un mandato en el que se han acabado proyectos ya impulsados hace tiempo: por ejemplo, abrió sus puertas la residencia geriátrica de Castro de Rei, gestionada por Mensajeros de la Paz. El mandato acaba con el reciente anuncio de la Diputación de construir un centro de formación agraria en el edificio del antiguo hospital San Rafael, cuyo cierre causó inquietud y polémica hace tres años: la marcha de los residentes supuso una disminución del censo -los internos estaban empadronados en el municipio-, implicó la marcha de decenas de trabajadores, y dejó sin uso unas instalaciones que luego, tras el cierre, no se vieron libres de robos pese a contar con cámaras de vigilancia. La Fundación de daño cerebral (Fudace) -que tiene instalaciones en Castro de Ribeiras de Lea, a solo unos centenares de metros del antiguo San Rafael- intentó conseguir ayudas para ampliar su actividad en el edificio del hospital; pero no las logró y renunció al proyecto. Mientras tanto, la Diputación ha acabado las obras del centro de recría en la Granja Gayoso Castro, ubicada también en Castro de Ribeiras de Lea, lo que ha desatado la polémica en las últimas semanas: la institución provincial ha atacado al Concello por denegarle la licencia de actividad, en tanto que el alcalde ha replicado que el proyecto inicial se modificó con la instalación de una planta de biogás, por lo que debe contarse, en su opinión, con un informe de la Xunta tras la declaración de impacto ambiental emitida en un primer momento.

polémicas

¿Ha habido relación entre los sobresaltos judiciales y la política diaria?

No. Conviene subrayar que los plenos de Castro de Rei suelen discurrir sin convulsiones que se dan a veces en otras corporaciones de la comarca. La incógnita de esta campaña parece estar más bien en la capacidad del PSOE y del BNG para lograr que sus respectivas candidatas superen algo que parece jugar contra ambas: el grado de conocimiento y de popularidad de las dos parece inferior al del alcalde, Francisco Balado, que ha tenido un mandato tranquilo ante sus adversarios políticos.

escenario político de castro de rei ante las elecciones municipales

«Porta a porta» para presentarse

Cuando se anunció su designación como cabeza de lista, Digna Lagarón avanzó que el BNG llevaría a cabo una campaña electoral «porta a porta», hablando con los vecinos para exponer los puntos de vista de su formación. Tras el paso dado por la formación, colocando al frente de la lista a una persona que no es concejala, parece que el contacto con los vecinos resulta, si cabe, más necesario porque en un municipio de población más bien dispersa y algo envejecida el trato cercano y la familiaridad parecen más que aconsejables.

BNG

24m: la campaña

Una cara nueva y otras conocidas

Marisa Rodríguez es una novedad en la política local, aunque la lista del PSOE incluye también caras conocidas: el edil José María Campo va en el tercer puesto; la concejala Josefa Folgueira, en el quinto; el ex concejal Xulio Pita, en el séptimo, y la concejala Ana Canto, en el octavo. El ex alcalde Díaz Valiño cierra simbólicamente una candidatura en la que uno de los principales retos de Rodríguez es darse a conocer en su primera experiencia política para presentarse como seria alternativa de gobierno ante la mayoría popular.

Psoe

Cuatro años sin estridencias

No ha sido este, ni en Castro de Rei ni en otros concellos, un mandato caracterizado por generosas lluvias inversoras. Francisco Balado ha tenido un perfil discreto y tranquilo, relacionado sin duda con su talante personal y con su actividad de abogado, para estar al frente de una corporación en la que su sólida mayoría le ha evitado cualquier susto. Como su predecesor en el cargo, también ocupa un asiento en el Pazo de San Marcos, aunque Valiño formaba parte del gobierno provincial y él está en la oposición.

PP

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Calma tras el gran huracán judicial