Investigadas dos jóvenes de Begonte, una de ellas menor, por realizar cargos por 4.300 euros con una tarjeta sustraída

Las dos han sido puestas a disposición judicial y de la Fiscalía de Menores


Agencias

La Guardia Civil ha imputado en calidad de investigadas a dos vecinas de Begonte (Lugo), una de 25 años y otra menor de edad, como presuntas autores de un delito de hurto y utilización de tarjeta bancaria por la sustracción de dos, con una de las cuales realizaron cargos por valor de 4.300 euros.

Según ha informado el Instituto Armado, supuestamente las presuntas autoras sustrajeron dos tarjetas de crédito y mediante el suplantamiento del estado civil del legítimo propietario activaron una con la que realizaron varios cargos indebidos por valor de 4.300 euros.

Las personas investigadas han sido puestas a disposición judicial y de la Fiscalía de Menores.

Defraudación

Por otra parte, la Guardia Civil ha imputado en calidad de investigado a un vecino de Conturiz (Lugo), al cual se le detectó en su vivienda una conexión ilegal de fluido eléctrico y a la red de aguas municipal.

Las mismas fuentes han puntualizado que esta persona carecía de contrato e incumplía la normativa técnica básica. La persona investigada ha sido puesta a disposición judicial.

Por otro lado, la Guardia Civil ha imputado en calidad de investigado a un vecino de Pantón (Lugo) de 49 años de edad por la supuesta comisión de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

La Benemérita ha señalado que, supuestamente, «adquirió y tenía en su domicilio dos figuras de marfil simulando leones sentados sobre una base de madera, incluidas en el apéndice 1 del convenio Cites». Esta persona investigada también ha sido puesta a disposición judicial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Investigadas dos jóvenes de Begonte, una de ellas menor, por realizar cargos por 4.300 euros con una tarjeta sustraída