Revientan con una maza un cristal del estanco de Begonte y roban tabaco

Los cacos se fugaron en un coche blanco con las placas de matrícula tapadas con camisetas


LUGO / LA VOZ

El ultramarinos y estanco de Begonte, situado desde hace 17 años en la N-VI, está predestinado a que le roben. Por lo general, los cacos suelen presentarse en el local en torno a las tres de la madrugada, pero en la de ayer se adelantaron. A la 1. 40 horas, varios desconocidos -según los testigos, cuatro personas- se armaron de maza y reventaron uno de los cristales del establecimiento. Acto seguido, accedieron al local y se llevaron varias estanterías repletas de cartones de tabaco. «Levo dende o asalto aquí e despois de botar 17 horas de pé non me rompo a cabeza en valorar o sustraído. O que sei é que nos roubaron moito porque faltan todas as baldas de arriba e estaban repletas de tabaco», manifestó Pilar García, la propietaria.

Según relató la afectada -que reside en el piso superior al negocio junto a su esposo e hijo y que también regenta el bar anexo al ultramarinos-, en el momento del asalto se encontraba durmiendo. Fue su hijo el que dio la voz de alarma. «Nós durmíamos coma pedras. Espertounos o fillo porque el dorme na parte de diante da casa e nós na de atrás. Escoitou o ruído, levantouse á carreira e xa os viu», contó Pilar que recuerda las voces de su niño. «¡Mamá, mamá!, ¡Papá, papá!, ¡que están roubando no estanco! ».

La dueña explicó que cuando los cacos estaban actuando, pasaron con el coche unos clientes suyos, y al ver que estaban robando, dieron vuelta para avisar. «Deron a volta para avisar aos compañeiros que quedaban no bar para que acudiran ata aquí. Viñeron cinco ou seis andando e asustáronos», indicó Pilar, quien añadió que uno de los cacos le lanzó una estantería a uno de sus clientes que intentaba hacerle una fotografía.

Según relataron varios testigos, los cacos se fugaron en dirección Friol en un Citroën Xsara de color blanco y no pudieron memorizar las placas de matrícula porque estaban tapadas con camisetas.

Además del tabaco, los cacos arrancaron y se llevaron el cajón de la caja registradora. Lo que probablemente no sabían era que en el interior solo había papeles y tarjetas de teléfonos. No contenía dinero en metálico.

El local no dispone de cámaras de vigilancia, pero tiene alarma, que conecta con la central.

Entre otros, a los doce días de abrir el negocio en la N-VI, los cacos ya entraron en el negocio de Pilar a robar tabaco. El día de la Hispanidad de hace dos años el local sufrió otro robo. También el 1 de septiembre del 2015, le robaron la tragaperras del bar.

«¡Mamá, mamá!, ¡papá, papá!, que están roubando no estanco», alertó el hijo de los dueños

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Revientan con una maza un cristal del estanco de Begonte y roban tabaco