Cien años de una mujer de Baamonde

Mercedes López Varela festejó su condición de centenaria en su casa de Sada

.

A Coruña

En los cien años de vida de Mercedes López Varela hay mucha historia. Me cuenta su hijo Carlos que hasta tuvo un bar en el Orzán a mediados del siglo pasado que se llamaba Gayoso, por el apellido del marido. «Carlos Gayoso, el de la taberna de la plaza de España es primo segundo mío», apunta. Esta mujer oriunda de Baamonde (Lugo) se casó con Antonio María, un vecino de Pígara, Guitiriz, que fue Guardia Civil, montó el citado bar, y emigró con su mujer a Venezuela, donde trabajó como técnico en Mercedes Benz. Está claro que estaba especializado en Mercedes. Regresaron en 1997 y fijaron su residencia en la calle Venezuela de Sada, que ya es casualidad. «Enfrente de la confitería», precisa su hijo sonriente. Nació en 1917, emigró en torno a 1957, regresó en 1997 y, en el 2017, celebró su cien cumpleaños en la casa familiar de Veigue. Tiene dos hijos, cinco nietos y dos bisnietos, aunque parte de los descendientes residen en Estados Unidos y no pudieron venir.

Votación
1 votos
Tags

Cien años de una mujer de Baamonde