La A-6 en Lugo, el modelo para la futura carretera inteligente gracias al 5G

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

BECERREÁ

Alberto López

Un ensayo de Telefónica en el túnel de O Cereixal, en Becerreá, sirve de ensayo para una conducción más segura

27 may 2021 . Actualizado a las 13:11 h.

La tecnología 5G y sus aplicaciones en beneficio de los ciudadanos son infinitas. Una de esas mejoras se ha podido constatar esta mañana de miércoles en el túnel de O Cereixal de la A-6, en Becerreá, donde técnicos de Telefónica han explicado cómo el uso del 5G puede ayudar a los conductores a que circulen de manera más segura.

La empresa de telecomunicaciones, gracias a las ayudas del Gobierno, comenzó hace dos años un ensayo en el citado túnel para comprobar cómo el 5G puede ofrecer asistencia a la conducción de los vehículos que transitan tanto a la entrada y salida como en el interior de los túneles. 

El estudio sirve de ensayo para otros túneles y puntos del país con condiciones específicas, y que requiere que tanto el vehículo como la propia carretera estén interconectados. Los técnicos destacan que este programa piloto que se realiza en Lugo supone los primeros pasos hacia conseguir la carretera del futuro, una vía inteligente, sensorizada, que sea capaz de comunicar al conductor lo que está pasando en su entorno más inmediato: «Hemos desarrollado una tecnología para que la carretera hable con los vehículos, ofrecer información con la antelación suficiente al conductor».

Esta mañana, los técnicos de Telefónica y de las empresas Nokia y de Stellantis -firmas que desarrollan el programa dentro de los proyectos piloto de 5G seleccionados por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que cofinancia Red.es, en colaboración con el Ministerio de Transportes, Mobilidade e Axenda Urbana- explican a los medios de comunicación y a las autoridades cómo funciona el sistema y qué aparatos se han utilizado para dotar al túnel de la tecnología necesaria.

Tanto en el interior como en el exterior del paso subterráneo de la A-6 se han colocando tecnologías disruptivas como la C-V2X (conectividad vehicular basada en redes celulares) y sensores IoT (el conocido como Internet de las cosas).

Un técnico de Telefónica explica el sistema aplicado en el interior del túnel y la información que reciben
Un técnico de Telefónica explica el sistema aplicado en el interior del túnel y la información que reciben Alberto López

Los técnicos han ensayado casos reales que hoy mismo han expuesto: el aviso de las condiciones meteorológicas con las que se va a encontrar un conductor a la salida del túnel y de otras eventualidades como congestión de tráfico, accidentes, obras, pavimento deslizante, frenada brusca, etcétera. Además, se instalaron sensores de contaminación, visibilidad, gases, etcétera, que permitirán monitorizar el estado del túnel.

Los aparatos que se usaron en un túnel modelo

El camino hasta conseguir una conducción asistida aún es a largo plazo, por eso ensayos como el que se viene realizando en el túnel de O Cereixal, y que hoy se ha demostrado in situ, supone una experiencia y una oportunidad para recabar datos que ayuden en el futuro a tener carreteras y vehículos conectados. La longitud de este paso subterráneo, de 730 metros, su forma tubular y que su trazado es curvo y en pendiente, fueron idóneos para buscar un punto de la red de carreteras para este  experimento.

En O Cereixal se desplegó cobertura 5G en el túnel y un servidor MEC en sus proximidades. Luego se desplegó sistemas sensoriales en el interior, concretamente nueve cámaras DAI (detección automático de incidentes), dos cámaras térmicas, una cámara OCR que identifica los vehículos eléctricos, una cámara OCR que detecta mercancías peligrosas, un opacímetro (controla emisiones de diésel) y una estación meteorológica a la salida del túnel.