Los terremotos pueden causar daños por 6,7 millones en los próximos 15 años

Los geólogos prevén una actividad sísmica mucho más baja que la ya registrada

.

Lugo / la voz

El último movimiento sísmico detectado en la provincia de Lugo ocurrió hace unos diez días en Taboada. Fue de magnitud 1,6 y solo se enteraron en el Instituto Geográfico Nacional. Después de la «romería» de sacudidas de hace ahora entre 21 y 23 años, las fallas parecen estar tranquilas. Los geólogos no prevén grandes acontecimientos y estiman que los daños que pueden ocasionar los terremotos que se produzcan de aquí al año 2033 no lleguen a los 7 millones de euros.

Algunas aseguradoras tienen en su poder un estudio elaborado hace ya años por el Instituto Geológico y Minero de España a petición del Consorcio de Compensación de Seguros. Los expertos dicen que la sismicidad estudiada en el territorio nacional, con especial incidencia en Galicia, fue baja en comparación con la registrada en el último siglo. Aún así, el caso de la provincia de Lugo sorprendió y movilizó a diversos especialistas, alguno de los cuales concluyeron que lo que hizo sacudir especialmente a Triacastela y Becerreá fue un cruce de fallas relacionado con procesos de apertura en los fondos del océano Atlántico.

¿Cómo calcular lo que pueden costar los daños que ocasionen los temblores que se produzcan de aquí al 2033? «La estimación de pérdidas por terremotos se ha basado en el análisis de la sismicidad en España en el período 1900-2001, partiéndose de la hipótesis de que el número de terremotos en los próximos 30 años será proporcional al registrado a lo largo del citado período (1900-2001 ). Para la interpretación de los resultados debe considerarse que en el siglo XX no se ha producido en España ningún terremoto de intensidad superior a VIII, por lo que no entran en las previsiones estos terremotos. En los últimos 50 años se ha observado una ausencia significativa de terremotos importantes en territorio español, con 4 terremotos de intensidad VIII frente a los 12 ocurridos entre 1900 y 1951», aseguran los autores del estudio.

Las pérdidas estimadas para la provincia de Lugo son de 6.628.495 euros. Están por debajo de las previstas para las provincias de A Coruña y Pontevedra y muy por encima de las calculadas para Ourense.

Los expertos realizaron, además, una estimación a partir de las indemnizaciones pagadas por el Consorcio de Compensación de Seguros y los datos de pérdidas totales calculadas mediante un programa de simulación de Protección Civil y el Instituto Geográfico Nacional.

La serie de sacudidas provocadas por los movimientos de la falla de Tricastela-Becerreá fue cerrada por los expertos. De hecho ,en los últimos años no se produjeron sacudidas en ese eje. Si se están registrando cadenas de micro sismos en el municipio de Taboada.

El sismo de Becerreá afectó a 20.000 personas

El estudio sobre los movimientos sísmicos calcula que el temblor que tuvo como epicentro los montes de Guilfrei, en Becerreá, en el año 1995 afectó a 19.502 personas. Las pérdidas por habitante fueron calculadas en 485 euros. El estudio no tiene constancia de que hubiese heridos ni tampoco personas desplazadas aunque, tras la sacudida ocurrida dos años después en Triacastela decenas de personas precisaron asistencia médica por ansiedad por otros problemas de tipo psicológico.

Las dos grandes sacudidas de 1995 y 1997 causaron daños en más de 800 edificaciones

El estudio del Instituto Geológico y Minero de España revela que los dos grandes temblores ocurridos en la provincia de Lugo en los años 1987-2001 ocasionaron pérdidas estimadas en casi 31 millones de euros al dañar 837 edificaciones. Esta valoración fue obtenida con el programa de Protección Civil y el Instituto Geográfico y las indemnizaciones abonadas por parte del Consorcio de Seguros.

El terremoto de Triacastela de 1997 tuvo una magnitud de 5,1 y una intensidad de VI. Las pérdidas evaluadas ascendieron a 6.381.661 euros y los pagos que hizo el consorcio superaron 1.188.177. Causó daños en 524 edificios.

La sacudida registrada en las montañas de Sarria y Becerreá en 1995 tuvo 4,6 de magnitud y entre V y V de intensidad. Los daños evaluados se situaron en 9.786.461 € mientras que los pagos del Consorcio de Compensación del Seguros fueron de 605.668 por daños en 313 inmuebles.

Seguridad

Pasados los años en los que los terremotos ocasionaron una gran preocupación social en la provincia todo volvió a la normalidad. Tanto es así que siguen haciéndose casas en zonas que deberían requerir un estudio geológico previo y que algunas construcciones apenas se adapta a una sacudidas que podrían superar ampliamente los 5 grados en la escala de Richter. La seguridad, como siempre, sigue relegada a un plano secundario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los terremotos pueden causar daños por 6,7 millones en los próximos 15 años