Un leguario del Camino Real único en Galicia, en el olvido y lleno de maleza

Pide a la Xunta y al Concello de Becerreá la conservación del hito miriamétrico de Agüeira

.

lugo / la voz

En Agüeira, en Becerreá, al lado del trazado de la vieja N-VI, se encuentra uno de esos pequeños pedazos de la historia contemporánea que nos explican muchas cosas acerca de nuestro pasado y que podría cumplir aquel dicho de «si las piedras pudiesen hablar...». Se trata de una pieza única en la provincia de Lugo y según algún estudioso de las carreteras gallegas, de la propia comunidad: un hito miriamétrico que indicó durante décadas a los viajeros entre A Coruña y Madrid las distancias en leguas y en kilómetros.

Cuando se construyó el Camiño Real, por orden del rey Carlos III en 1761, se continuó con la tradición de los miliarios romanos a la hora de señalizar las distancias. En la provincia de Lugo se conservan cuatro de estos leguarios que ayudaban a los viajeros (una legua eran 5,572 metros). En Galicia no se conservan muchos debido a la destrucción de este modelo de patrimonio.

Pero la particularidad del leguario de Agüeira es que pertenece a la serie de hitos miriamétricos, que como explica el historiador Xabier Moure, del Colectivo Patrimonio dos Ancares, señalizaban distancias cada diez kilómetros. Este tipo de leguarios, explica Moure, comenzaron a usarse en 1849, y a diferencia de los clásicos ya introducían el sistema métrico decimal. Así, el de Agüeira conserva la siguiente inscripción: «A Lugo 51, A Madrid 460, A León 176».

«Este interesantísimo elemento patrimonial debe gozar da máxima protección polo que lle solicitamos ao Servizo do Patrimonio Cultural da Xunta a súa urxente catalogación. A súa conservación permítenos obter unha visión xeral, non só do camiño, senón dos camiñantes e do entorno da época, por onde transitaban carruaxes, animais, arrieiros, pastores e viaxeiros en xeral, vías que supuxeron unha mellora fundamental nas comunicacións que ata ese momento apenas sufriran modificacións dende a época romana», reclaman desde el Patrimonio dos Ancares. Por ejemplo, el Gobierno de Cantabria ya los protegido.

Votación
12 votos
Comentarios

Un leguario del Camino Real único en Galicia, en el olvido y lleno de maleza