San Marcos sigue apostando por Lara Méndez para presidir la Diputación

El alcalde socialista de Becerreá, Manuel Martínez, vuelve a postularse para el cargo, al igual que hiciera hace ocho años

l.lópez
lugo / la voz

Nadie se atreve a decirlo de manera oficial desde el PSOE, pero la candidata a presidir la próxima Diputación podría ser la actual vicepresidenta provincia, Lara Méndez. Se trata de la política mejor posicionada desde San Marcos, avalada por sus ocho años al lado del ahora presidente en funciones, José Ramón Gómez Besteiro, quien ayer estuvo en Madrid en la reunión de la dirección federal del partido.

La vicepresidenta segunda de la Diputación, Lara Méndez, no se pronunció sobre si opta o no a presidir la Diputación. Apuntó que los ciudadanos de la provincia «han hablado alto y claro» en estas elecciones locales y han pedido que «una mayoría de fuerzas políticas progresistas» siga gobernando en la institución provincial.

Aunque la suma de votantes socialistas y nacionalistas subió considerablemente en relación con los anteriores comicios locales, la correlación de fuerzas en el pleno de la corporación provincial sigue igual, de modo que BNG y PSdeG tendrán que reeditar el bipartito que ha venido gobernando la institución en los últimos ocho años. Para Lara Méndez, a tenor de los resultados de estos comicios, los lucenses han pedido «la continuidad del proyecto iniciado en 2007» en la Diputación de Lugo, bajo la presidencia de Besteiro.

Quien sí fue muy claro ayer fue el alcalde de Becerreá y diputado provincial, el socialista Manuel Martínez, que se postuló para ser presidente de la Diputación. Este histórico del PSOE ya se había presentado hace ocho años, pero finalmente decidió retirar su candidatura y fue José Ramón Gómez Besteiro el que se quedó como presidente provincial: «Daquela decidín retirarme para non crear divisións nin malestar, aínda que estaba convencido de que podía gañar. Antepuxen entón os intereses do partido aos meus propios», relata. Por eso, «agora que o tema volve estar aberto, decidín presentarme de novo como candidato», continúa.

Manuel Martínez se siente avalado para el puesto por su experiencia (estuvo en las Cortes, en la Diputación desde el año 1999 y en el Concello de Becerreá desde 1995): «Aválame o meu curriculum e hai moita xente que me apoia e me animou a presentarme; débollelo a eles tamén», afirma. Además, se ve respaldado por los resultados electorales de las municipales, que le otorgaron una holgada mayoría, pasando de 5 a 8 concejales, aunque «aínda que sacara 4 concelleiros, íame presentar igual». También opina que «a decisión non debe vir imposta por ninguén» y que «as regras deben ser iguais para todo o mundo». Aun así, sentencia que «eu xa gañei e xa perdín, estou curtido en todo, pero teño dereito como militante a postularme. A montaña de Lugo está aí tamén».

Sobre Besteiro

Por otro lado, matiza que no tiene nada contra nadie. De Besteiro destaca que trabajaron unidos: «Fomos leais un ao outro»; y explica que, aunque anteriormente no le había comentado a Besteiro la decisión, «non vai poñer obxección porque el é dos que aposta por que os militantes decidan, e as listas neste caso foron decididas polas agrupacións locais, polo que temos o aval dos militantes».

Otro de los nombres que se barajan para poder entrar en la terna es el de Juan Carlos González Santín, secretario provincial del PSOE de Lugo y número tres en la lista de Orozco. Precisamente la elección de alcalde de Lugo influirá mucho en la elección del candidato socialista a presidir la Diputación. Históricamente siempre ha presidido la Diputación un concejal de Lugo. Si finalmente Orozco no sale elegido alcalde y sí un edil socialista, podrían darse cambios.

Ahora también comenzará un debate interno en el PSOE sobre quienes serán los diputados elegidos para entrar en San Marcos. Hay acuerdos de alternancia, pero también pesarán los resultados del domingo (caídas y ganancias, como la de Monforte) y el auge de algunos nombres consolidados por sus victorias, como Alfredo Llano, de Burela, el propio Martínez, o Raposo en Pedrafita.

Lo que sí han demostrado los resultados del pasado domingo es que el trabajo que desarrolló el bipartito tuvo sus frutos con el aumento de votos, pero especialmente en los ayuntamientos donde gobernaban los socialistas. Los resultados en la montaña lucense han sido aplastantes a favor de los alcaldes socialistas. Caso significativo fue el del partido judicial de A Fonsagrada, con una única victoria del PP, en Baleira. Por contra, la debacle vino en el partido judicial de Chantada, donde se produjeron pérdidas dolorosas para las filas socialistas, como la ocurrida en Monterroso.

24M: los nuevos gobiernos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

San Marcos sigue apostando por Lara Méndez para presidir la Diputación