Investigan si Galicia podría surtir con barricas de roble del país a sus bodegas

maría cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

BARALLA

Bodegas como Algueira realizaron en los últimos años pruebas con barricas de roble gallego
Bodegas como Algueira realizaron en los últimos años pruebas con barricas de roble gallego ALBERTO LÓPEZ

Adriana Conde, del grupo BioModem, trabaja además en averiguar qué proporción deberían tener los toneles

05 feb 2020 . Actualizado a las 10:15 h.

Hace cuatro años representantes de la destilería irlandesa Jameson de Irish Distillers, perteneciente a la multinacional francesa Pernord Ricard, se pasearon por las carballeiras lucenses en busca de madera para las barricas donde madurar sus espirituosos. Sabían lo que buscaban porque no era la primera vez que gallegos y gaélicos unían fuerzas para lograr un producto excelente. De hecho, esta multinacional lleva años usando carballos gallegos para madurar su whisky. Sus cualidades: el olor y el sabor que aporta la madera de estos árboles al licor.

No cabe duda de que las barricas son algo más que un recipiente. La madera con la que se construyen aportan polifenoles, taninos hidrolizables y compuestos volátiles al producto que conservan. Todo gracias a distintos procesos físico-químicos que, al final, aportan su pequeño grano de arena a la calidad del vino o del whisky. Partiendo de esa base, Adriana Conde, investigadora en el grupo BioModem de la Escola Politécnica Superior de Ingeniería de Lugo y enmarcada en la Agrupación Estratégica BioRedes, trabaja en la búsqueda de la barrica ideal ¿Cómo? Aplicando fórmulas matemáticas sobre los distintos tipos de toneles que hay en el mercado para tratar de modelizar las barricas de uso comercial que reúnan los mejores parámetros de calidad.

«As barricas máis comúns nas adegas adoitan ter unha capacidade duns 225-300 litros. Estas barricas fabrícanse nas tonelerías usando fórmulas empíricas tradicionais e o volume que conteñen non é exacto, é dicir, fabrícanse a ollo de bo cubeiro», añade.