Coches sin enchufe: la apertura de la primera electrolinera se retrasa

Los promotores de la nueva gasolinera de Piugos no tienen fecha para la apertura

.

lugo / la voz

En plena fiebre de los coches híbridos y con los de gasóleo en caída libre, recargar un vehículo eléctrico no parece, a priori, algo que en la provincia de Lugo resulte cuando menos cómodo, a no ser que cada uno enchufe en el garaje de su casa. De momento, hay pocas tomas y la primera electrolinera planificada en la parroquia lucense de Piugos, en la carretera de Portomarín, se retrasa.

Las obras del nuevo establecimiento de distribución de combustibles están muy avanzadas, sin embargo todavía no hay una fecha para su inauguración. El empresario lucense Indalecio Fernández indicó ayer que faltaba el fin de obra y posiblemente este trámite tarde por lo menos un mes más. Quizás la gasolinera no esté disponible hasta el otoño aunque quienes circulan por la carretera de Portomarín aprecian que la instalación parece estar preparada para su estreno.

El centro ocupa una superficie de 4.000 metros cuadrados. El presupuesto previsto en el momento en que comenzó a planificarse la obra superaba ampliamente los 150.000 euros.

El centro contempla varios surtidores bajo una marquesina, café bar y también una tienda. En el panel que anunciará los precios, hay un apartado para fijar las tarifas del gas porque está previsto que la estación ofrezca este tipo de combustible para aquellos vehículos que lo utilizan.

Inicialmente, el proyecto contemplaba la instalación de algún poste para poder suministrar electricidad a los vehículos con motores híbridos o simplemente eléctricos. De momento, no han sido instalados. Los promotores de la iniciativa prefieren arrancar con los servicios convencionales y comprobar la evolución del mercado y si aumenta el número de unidades eléctricas.

Algunos expertos indicaron que actualmente resultaba bastante costoso colocar los aparatos de suministro de corriente, especialmente porque la demanda no es tan elevada como para afrontar un gasto destacado. Quizás sea ese uno de los motivos por los que los promotores de la gasolinera busquen mayores datos para tomar una decisión.

La nueva gasolinera se encuentra a menos de dos kilómetros de otra que se abre en San Pedro de Soñar, cuyas obras no están tan avanzadas. Este complejo constituye la primera área de servicio que se ejecuta en las proximidades de la A-54.

El nuevo centro de combustibles ocupa una superficie superior a 4.000 metros

El «arreglo»

El Gobierno quiere cargarse los coches diesel. Lo hace basándose en un hecho cierto: un nivel más alto de contaminación. Sin embargo ese problema medioambiental se «arregla», de momento, con otro impuesto más. Vetan un determinado tipo de motor y combustible y resulta que ni tan siquiera hay enchufes para los eléctricos. Además la burocracia complica todavía más la apertura de electrolineras o negocios similares.

Una espera para conseguir un 80% de la carga que puede llegar a los 60 minutos

Los fabricantes aseguran que están sacando modelos con baterías con mayor capacidad, pero con unos precios que pueden superar en algunos casos los 30.000 euros. En la promoción que hacen algunas casas de sus nuevos modelos indican que la espera para llegar a cargar un 80% la batería es de 60 minutos. Ofrecen incluso el mapa de los puntos donde puede hacerse, pero en Lugo es bastante reducido.

La captación de nuevos clientes para coches eléctricos y de cero emisiones comienza a ser agresiva. En Internet ya empiezan a verse reclamaos que dicen que se pueden recorrer 100 kilómetros por un euro.

Las empresas eléctricas tienen diversas tarifas para llevar a cabo las recargas en casa. Para conseguir un precio reducido hay que esperar a la una de la mañana, o programar la recarga entre esa hora y las siete de la madrugada, porque es cuando se aplica el precio «súpervalle». La tasa del kilovatio hora estaba últimamente a 0,056259 euros. Dicen los fabricantes de coches que hacer cien kilómetros no pasa de un euro incluyendo los impuestos.

Los expertos aseguran que hay modelos que pueden llegar a alcanzar los 80.000 euros, pero explican que también una gama bastante más asequible, aún así hay que pensar en preparar alrededor de 20.000, aunque hay ofertas de híbridos por algo más de 17.000. Algunos modelos ya tienen una autonomía por encima de los 300 kilómetros. «Está claro que non son aptos para todos os petos, de aí que me pareza lóxico que quen queira abrir unha electrolinera non se precipite», indicó ayer un empresario del sector del automóvil.

Recargar en la provincia solo es posible en algunos restaurantes, hoteles, As Termas y Mercadona de Ribadeo

Alguien que quiera comprarse un coche eléctrico en Lugo tiene que prepararse a rebuscar en la red los puntos de recarga. Las webs especializadas no se ponen de acuerdo. Algunas no fijan ningún enchufe disponible y otras dan un máximo de ocho lugares que se establecen en casas de comidas, hoteles, supermercados y centros comerciales. Solo un concesionario figura como punto para cargar, según la página «electromaps.com».

Con este panorama, los conductores con vehículos movidos por este tipo de energía hacen la recarga en el garaje y para eso hay que hacer un curso sobre la mejor tarifa y las mejores horas para enchufar. «É unha cousa moi parecida ao do recibo da luz, que non sabes moi ben a que aterte», indicó ayer un conductor.

En el electromapa figuran en Lugo ciudad tres tomas en As Termas. Especifica que dos son para la marca Tesla y el tercero para las restantes. También aparece reflejado otro punto en Talleres Martínez, el concesionario de Peugeot. En las observaciones indican que hay que atenerse al horario de apertura del local y además que es necesario contactar antes de ir.

Otro de los puntos de recarga es el hotel Pazo de Orbán, en A Tinería. No aparecen consignados más lugares en la capital. Parece que lo de ir a una electrolinera a cargar va para muy largo.

En el resto de la provincia, la oferta es muy reducida. Destacan las cinco tomas que tiene disponibles el Mercadona de Ribadeo, en las proximidades de la salida 508 de la A-8. En A Mariña hay también enchufes en el Pazo da Trabe, en las proximidades de Viveiro, pero especifican que es solo para clientes y que es necesario obtener el correspondiente permiso en la recepción.

Otro punto de recarga es el parador de turismo de Vilalba. No es para uso de todo el público sino para clientes del establecimiento. En Casa Curro de Baralla también ofrecen este servicio. Comiendo en el restaurante lo ofrecen gratis. El último punto de conexión está en Casona de Labrada, en A Pontenova.

En algunos establecimientos solo dejan enchufarse en caso de comer o dormir

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Coches sin enchufe: la apertura de la primera electrolinera se retrasa