Lugo conserva cuatro señales de la primera altimetría nacional del siglo XIX

Los discos de bronce fundido, de los pocos que quedan en España, se hallan en la N-VI, desde As Nogais a Guitiriz


becerreálugo / la voz

Las primeras mediciones de cota realizadas en España con vistas a ser utilizadas en la elaboración de un mapa topográfico comenzaron en el año 1871. Resultó un trabajo de chinos porque a partir del cálculo de una cota cero, que se ubicó en Alicante, fueron realizándose mediciones sucesivas, de forma que el valor de cada nueva marca se calculaba por el desnivel con respecto al punto inmediatamente anterior. Los trabajos, que aprovecharon el trazado de carreteras y vías de tren, se prolongaron hasta 1922 y culminaron con la colocación de 2.714 señales principales y 18.025 secundarias a lo largo de más de 16.000 kilómetros. Esta primera altimetría nacional -hay otras dos posteriores- se conoce como Red de Nivelación de Precisión o Antigua.

El progreso, esta vez en forma de Ciencia o conocimiento, llegó como casi siempre a Galicia por la N-VI y a lo largo de esta vía, en As Nogais, Baralla, Lugo y Guitiriz, se conservan cuatro de aquellas primeras señales de cota. Por su parte, en el conjunto del territorio español quedan solo unas sesenta, a pesar de que habían sido ubicadas en edificios significativos con el fin de garantizar su continuidad en el tiempo.

Se trata de pequeños discos de bronce fundido de ocho centímetros de diámetro y seis milímetros de espesor empotrados en el suelo. Curiosamente no informan sobre la cota, sino que en su cara visible presentan las iniciales N.P., de Nivelación de Precisión, y un número de orden con respecto a la primera señal, NP1, situada en el edificio del Ayuntamiento de Alicante. La marca de Lugo, en una escalera interior del edificio de la Diputación, es la primera de la provincia y tiene el número 123; la de Baralla el 125; la de As Nogais, el 128; y la de Guitiriz, el 650. Teniendo en cuenta que se colocaron 2.714 marcas, puede darse por hecho que las placas de Lugo son de las más antiguas de España; de hecho, formaban parte de una de las ocho líneas fundamentales trazadas inicialmente: Segovia-Zamora- León-Lugo- A Coruña.

Las señales principales estaban situadas a menos de 25 kilómetros entre sí y los cálculos de su cota se apoyaban en mediciones intermedias marcadas con señales secundarias.

Como punto de partida para las mediciones altimétricas era necesario establecer una cota cero y se eligió el nivel medio del mar en Alicante, por ser el Mediterráneo un mar tranquilo. En 1871 se instaló una regla de madera en un lugar resguardado del puerto y se realizaron cuatro mediciones diarias a la misma hora durante más de dos años. Con la referencia de esta cota cero se le asignó una altitud de 3,409 metros a la señal NP1, situada en el primer peldaño de la escalera del Ayuntamiento de Alicante. A partir de la NP1 se calcularon los valores del resto de las marcas, mediante el arrastre de mediciones geométricas, calculando la diferencia de altitud entre dos puntos sucesivos con la utilización de un nivel horizontal. Las altimetrías se obtenían de forma directa, ya que los medios técnicos existentes no permitían realizar las compensaciones de la gravedad.

Para obtener un punto altimétrico más centrado en el territorio peninsular, se dio cota, partiendo de la NP1, a la NP26, situada en el observatorio Astronómico de Madrid y ésta se relacionó altimétricamente con un conjunto de señales, conocidas como el polígono de Madrid, y que tenían como objetivo dar estabilidad a las mediciones: en la Puerta de Alcalá (NPA), en el Ayuntamiento de Madrid (NPC), en el Palacio Real (NPP) y el Museo Nacional de Pinturas (NPM).

A pesar de las innovaciones técnicas, la marca NP1 perdura como la referencia altimétrica nacional, ya que se utilizó también como punto de partida en las altimetrías posteriores: la Red de Nivelación de Alta Precisión, observada entre 1925 y 1974; y la Red de Nivelación Geodésica observada entre 1975 y la década de 1980.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Lugo conserva cuatro señales de la primera altimetría nacional del siglo XIX