El recurso a los epítetos augura una dura precampaña en Lugo

El PP, desde el multiusos ,y el PSOE, desde San Marcos, endurecen su pulso en la provincia


lugo / la voz

En el campo de la política, entre los que participan activamente, se daba por sentado antes del verano que en septiembre comenzaría una muy larga precampaña para las elecciones locales. Y comenzó, aunque no se le llame así. Los síntomas son de precampaña. Verán: cuando una institución gobernada por el partido A empieza a vender las inversiones que hace y otra, regida por el partido B, responde de inmediato con la misma moneda en el mismo territorio, es que hay elecciones en el horizonte. Y si se usan epítetos dedicados al rival, entonces no cabe duda. Pintan urnas en lontananza y hay mucho en juego. En esta ocasión, a estas alturas del proceso de calentamiento para la carrera electoral, entra en escena, también en Lugo el independentismo catalán y sus consecuencias en el nacionalismo gallego. Políticamente, en Lugo vienen meses que serán cualquier cosa menos aburridos.

La remodelación de la presencia de la Xunta en las provincias que llevó a cabo el PP para dejarla tal como está en la actualidad tuvo varias objetivos y consecuencias. Una de ellas, fue la de convertir la delegación territorial, al delegado territorial, en una especie de presidente de una Diputación paralela. De este modo, en caso de que Xunta y Diputación estuviesen en las mismas manos políticas, deberían trabajar complementándose y, en el peor de los casos, compitiendo, situación de la que seguramente solo obtendría beneficios el partido. Por otra parte, en caso de que la Diputación no fuese popular, la Xunta podría tener una presencia políticamente tan eficaz como el organismo provincial. La primera delegada territorial, Raquel Arias, no llegó a entenderlo bien; el actual delegado, José Manuel Balseiro, sí lo está haciendo. Por eso, el equipo del socialista Darío Campos se encuentra, provincia adelante, con la sombra de Balseiro y no le gusta.

El pasado lunes, la Diputación informó ampliamente de las inversiones efectuadas en un año en el municipio de As Nogais. Balseiro respondió con un informe sobre los millones repartidos en la provincia por el Fondo de Cooperación Local. Además se permitió marcar diferencias con el Plan Único de la Diputación, entre otras cosas, porque, a su juicio, el de la Xunta tiene «pleno respecto á autonomía local». Es un juego propio de precampaña. Y lo es también la respuesta que ayer dio el portavoz del gobierno provincial y diputado de Relacións Institucionais, que, en declaraciones a Efe, tildó a Balseiro de «fanático del Partido Popular».

Declaraciones contundentes

Santos es hombre de intervenciones contundentes, pero si a estas alturas de la carrera hacia las urnas tacha de fanático al rival político, habrá que ver por dónde discurre su discurso cuando el ambiente esté aún más caldeado.

El destino de los euros de cada institución es motivo de los grandes debates políticos, como debe ser. El grupo provincial del PP, a su vez, cargó ayer contra el gobierno de la Diputación (PSOE) por aportar 51.425 euros para financiar un espectáculo musical de los que animarán las próximas fiestas de San Froilán en la capital lucense, mientras que dentro del Plan Único la cantidad destinada a actividades culturales está limitada a 8.000 euros. Y es que ya dijo el gran Quevedo, si el cronista no recuerda mal, que «(...) pues da autoridad/al gañán y al jornalero,/ poderoso caballero/es don Dinero». Y con elecciones en el horizonte, más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El recurso a los epítetos augura una dura precampaña en Lugo