Caen piedras y aumentan las grietas en la Torre de Torés, en As Nogais

El castillo, propiedad de la Casa de Medinaceli, fue cedido en el 2013 al Concello por 25 años

.

lugo / la vozlugo / la voz

Un nuevo elemento del patrimonio de la provincia se encuentra en alerta por graves deterioros. Se trata de la Torre de Torés, en As Nogais. Días atrás, integrantes del Colectivo Patrimonio dos Ancares se acercaron al castillo y comprobaron el empeoramiento de su estado de conservación.

«A torre, cunha altura máxima de 18 metros e de planta cadrada, perdeu todos os andares hai anos, quedando totalmente baleira polo interior, así como a parte superior que estaba coroada por ameas», señala el historiador Xabier Moure, quien además indica que algunas piedras de esta zona almenada se desprendieron recientemente. «Todas as caras exteriores da torre presentan máis que preocupantes gretas, algunhas, como as das caras sur e oeste agrandáronse. As pedras dunha ventá da cara sur tamén están a desprenderse. O interior presenta varias gretas. Ademais do anterior, as grosas raíces da maleza que cubría a torre están a actuar sobre as pedras o que está a aumentar a súa inestabilidade». Los daños también afectan a las murallas que semicircundan la torre: «Están arruínadas, con partes totalmente derrubadas».

.

El colectivo ya presentó un escrito al Concello de As Nogais para que «sen demora, tome as medidas para consolidar, baixo control arqueolóxico, as danadas estruturas, e tamén lle propoñemos que, posteriormente, acometa as obras de restauración precisas para valorizar o castelo». Recuerdan que este había sido el compromiso que adquirió el Concello cuando se hizo cargo de la fortaleza, tras la cesión por 25 años que le otorgó en el 2013 la Casa de Medinaceli, propietaria de la torre. Ese año, un taller de empleo de la Xunta se encargó de acondicionar el entorno y limpiar los muros.

«Descoñecemos se o Concello ten dado algún paso para acometer as obras de consolidación e restauración e se conta cun presuposto destinado para este fin. De non ser así instámolo a que solicite a axuda doutras administracións públicas para evitar o seu derrube».

.

 Responsabilidad compartida

Tampoco se olvidan de los dueños, la Casa de Medinaceli, «que durante lustros nada fixeron por conservar esta súa propiedade que despois de transcorridos uns poucos anos volverá ás súas mans». Xabier Moure le recuerda al Concello que tiene la obligación de cumplir la Lei do Patrimonio Cultural de Galicia y comunicar a la Xunta «calquera ameaza, perturbación ou dano do valor cultural que tales bens sufran». Patrimonio dos Ancares, que también envió el escrito sobre Torés al resto de grupos políticos das Nogais, pregunta al Concello por la situación actual de Doncos, torre que sigue sin tener un dueño oficial.

Votación
12 votos
Comentarios

Caen piedras y aumentan las grietas en la Torre de Torés, en As Nogais