El trafico de la A-8 en Galicia tiene al fin una área de servicio

Las primeras instalaciones, situadas junto a un acceso en Abadín, se abren el jueves. El impulsor del negocio es el empresario de Mondoñedo Carlos Folgueira, O Rei das Tartas


VILALBA / LA VOZ

El tráfico que circula por la autovía del Cantábrico (A-8) en Galicia tiene una área de servicio. Cinco años después de que se abriesen los dos últimos tramos (Mondoñedo-Lindín y Lindín-Carreira), que completaron el trazado de la transcantábrica y permitieron que Galicia y Asturias se conectasen por una vía de alta capacidad, la falta de unas instalaciones de ese tipo suponía una notable carencia.

En los casi 200 kilómetros que van de Carreño, municipio de Asturias limítrofe con Avilés, a Baamonde, localidad donde la A-8 desemboca en la autovía del Noroeste (A-6), no hay área de servicio alguna. En A Xesta (Abadín), para el miércoles por la noche está prevista la inauguración y para el jueves la entrada en funcionamiento de un establecimiento que paliará esa carencia: no estará en las márgenes de la transcantábrica sino en un ramal de acceso, a pocos centenares de metros, y su funcionamiento se debe a la iniciativa privada.

El empresario mindoniense Carlos Folgueira, O Rei das Tartas, impulsa este negocio, que ha supuesto una inversión cercana al millón y medio de euros. Las instalaciones se sitúan en el margen derecho de la carretera que enlaza la N-634 con el acceso de la A-8 en A Xesta, lo que supone un desplazamiento de pocos centenares de metros si se circula por la transcantábrica y se quiere acceder al área de servicio.

Cafetería y restaurante, duchas o parque infantil son, además de una gasolinera, algunas de las ofertas de la nueva área de servicio, que ha ido avanzando en su construcción, aunque con retrasos, mientras las previstas en los márgenes de autovía del Cantábrico a su paso por el Occidente asturiano, por A Mariña y por la Terra Chá siguen todavía pendientes.

Solo para la primera de ellas —situada en el municipio de El Franco, a la altura del kilómetro 490— llegaron a licitarse los trabajos, con un presupuesto de unos tres millones de euros. Tanto la de Barreiros, prevista cerca del acceso por el que se accede a la N-642, como la de Vilalba —prevista entre los accesos de Goiriz y de Grandisca, prácticamente a la altura del polígono de Sete Pontes— siguen en fase inicial.

La nueva área de servicio está a unos pocos centenares de metros del kilómetro 552. El tramo que va de Arroxo (Lourenzá) a A Xesta, de 16 kilómetros en total, suele cerrarse a menudo, especialmente de primavera a otoño, cuando la niebla complica la circulación en las inmediaciones del alto de O Fiouco (A Pastoriza), situado a 698 metros de altitud. El cierre de la A-8 obliga en esos casos a los conductores a circular por la carretera N-634, cuyo trazado discurre al lado del área de servicio que ahora empieza a funcionar.

Camiones aparcados y algunos negocios

En la zona reservada para área de servicio en el municipio de Barreiros no es raro ver algún camión aparcado. La falta de lugares acondicionados para descanso tiene que ver con esa situación, que también se ve a veces en A Xesta, cerca de la parcela en la que Carlos Folgueira ha construido su área de servicio. En esa parte del municipio de Abadín, hace ya varios años, también se instalaron negocios. Por otro lado, al paso de vehículos se le une, en los últimos años, el de peregrinos, pues uno de los dos trazados del Camino Norte de Mondoñedo a Abadín pasa por A Xesta.

Unos trámites que se demoraron durante años antes del comienzo de los trabajos

Cuando, en abril del 2017, se veía cercano el comienzo de los trabajos de construcción de esta área de servicio, habían pasado ya años de trámites y de gestiones con administraciones así como otros de espera para ver encarrilado el proyecto. Sin embargo, hubo que aguardar casi otro año y medio más hasta que las máquinas empezaron los movimientos de tierra y las obras por fin se pusieron en marcha. En los primeros días de septiembre del 2018 empezaron los trabajos, a los que en estas últimas semanas se les daban los últimos retoques.

«Por fin». Así se expresó en la mañana de este martes Carlos Folgueira al poder estar ya en vísperas de este negocio. El hecho de estar esa zona de Abadín casi a medio camino en los viajes de A Coruña o de Santiago a Oviedo o a Gijón y de Lugo a la costa fue una razón que llevó a ese empresario de Mondoñedo a escoger terrenos de A Xesta para la ubicación de las instalaciones.

En marcha las obras del área de servicio junto a la A-8 en Abadín

Las instalaciones están situadas en A Xesta, a solo 300 metros de un salida de la transcantábrica

Las obras de construcción del área de servicio que se instalará junto a la A-8 en Abadín, a solo 300 metros del acceso de A Xesta, están ya en marcha. Los trabajos han empezado esta semana con los movimientos de tierra en la parcela que acogerá las instalaciones, promovidas por el empresario mindoniense Carlos Folgueira, O Rei das Tartas.

La finca donde se instalará el área de servicio tiene una superficie de 5.000 metros cuadrados. En esa extensión se instalarán una gasolinera -que funcionará abanderada con una multinacional del sector-, una cafetería, un restaurante y un aparcamiento para turismos, para camiones y para autocares. Está previsto que las instalaciones estén abiertas las 24 horas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El trafico de la A-8 en Galicia tiene al fin una área de servicio