La familia justifica que víctima y presunto asesino de A Pastoriza se velen y entierren juntos

Achacan lo sucedido a un brote psicótico del hombre, y no lo ven como un caso de violencia de género

Entierro de la mujer asesinada en Crecente y su marido y presunto agresor
Entierro de la mujer asesinada en Crecente y su marido y presunto agresor

Lugo/ La Voz

Diez minutos antes de las cinco de la tarde llegaban a la iglesia de la parroquia de Crecente, en el municipio lucense de A Pastoriza, los vehículos fúnebres con los cadáveres de Manuela Iglesias, de 79 años de edad, y Hortensio Ónega, de 81. La mujer fue víctima de un presunto asesinato provocado por su marido tras asestarle varias cuchilladas, especialmente una puñalada en el costado que resultó fatal. Fue esta la que le provocó una hemorragia interna y le causó la muerte.

Acto seguido, su esposo y presunto asesino se cortó las venas de la muñecas en el lugar del crimen —la cocina de la vivienda familiar— y subió herido a la segunda planta de la casa, arrojándose desde la buhardilla y dejando un reguero de sangre en el trayecto. A consecuencia de la caída, el agresor sufrió una lesión craneal que le provocó la muerte.

Llegada de los dos coches fúnebres
Llegada de los dos coches fúnebres

Los cuerpos de este matrimonio fueron velados desde la tarde del sábado en la misma sala de un tanatorio ubicado en el polígono lucense de As Gándaras y en un primer momento iban a ser incinerados el lunes por la mañana, por expreso deseo de la familia. Fue el juzgado de Mondoñedo, encargado de la instrucción de la causa, el que no permitió dicha acción por si fuese necesario practicar alguna otra prueba.

Un brote psicótico causado por la demencia que el presunto asesino padecía podría ser el origen de esta tragedia que, en cualquier caso, está considerada como violencia machista. No obstante, es una calificación con la que discrepa la familia. Fuentes cercanas al entorno familiar del matrimonio indicaron que achacan lo sucedido a la enfermedad del hombre y es por ello que decidieron velarlos en la misma sala del tanatorio y enterrarlos juntos.

Violencia machista

Sin embargo, el hecho de que los familiares piensen de esta forma no significa que el caso deje de considerarse a nivel judicial como violencia de género. La ley deja claro que cuando un hombre que tiene un vínculo sentimental con una mujer la mata, sea por el motivo que sea, automáticamente se considera violencia de género. La tragedia ocurrida en Crecente, a nivel judicial, se va a instruir como un crimen de violencia de género.

Por previsión, la Guardia Civil activó un operativo especial de seguridad y varias patrullas de la unidad de seguridad ciudadana se encontraban en las inmediaciones de la iglesia donde se celebró el funeral y entierro.

En la mañana del lunes se celebraron en varios puntos de Galicia concentraciones de repulsa por este crimen de A Pastoriza, considerándolo también un episodio de violencia machista.

En la Subdelegación del Gobierno de la capital lucense estuvo la alcaldesa, Lara Méndez, así como la subdelegada, Isabel Rodríguez, quien indicó que Manuela Iglesias es la primera víctima mortal de la violencia de género en Galicia en el 2020.

También en la delegación de la Xunta en Lugo y en San Caetano se llevó a cabo un minuto de silencio en señal de duelo y repulsa. Estuvo presente la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, y varios conselleiros del ejecutivo gallego. A la misma hora, en el Parlamento de Galicia, se convocó un acto similar, con representantes de todos los partidos políticos. Y, Javier Losada, el delegado del Gobierno en Galicia, presidió otra concentración de repulsa ante el edificio de la Delegación en A Coruña. Por su parte, el Colegio Oficial de Psicología de Galicia expresó su más rotunda condena y reclamó políticas de apoyo y protección integral a las víctimas de la violencia de género.

Un hombre mata a su mujer en A Pastoriza y luego se suicida

tania taboada
;
Los vecinos de A Pastoriza, incrédulos ante el crimen de Crecente El matrimonio fallecido era muy apreciado en la localidad y nadie había oído disputas entre la pareja

La esposa apareció en la cocina con un golpe en la cabeza y rodeada de cuchillos con sangre y el marido, que intentó cortarse la muñecas, se tiró por la ventana de la casa, en la parroquia de Crecente de la localidad lucense

Un vecino de A Rigueira, en la parroquia de Crecente, en el municipio lucense de A Pastoriza, mató este sábado a su mujer y luego se suicidó al tirarse por una ventana del domicilio en el que vivían. Los hechos ocurrieron pasadas las ocho de la tarde y presuntamente el marido, Hortensio Ónega Murado, de 81 años, mató a su esposa, Manuela Iglesias Fernández, de 79 años, y tras intentar cortarse las muñecas, luego se tiró por la ventana para quitarse la vida.

El matrimonio, al que no se le conocían problemas en su relación, vivía en la vivienda, conocida como Casa de Paredes, con su hija, su marido, una nieta y su novio. Los cuatro habían pasado la tarde fuera del domicilio y fue al regreso cuando la nieta se encontró los dos cuerpos, el de su abuela tendido en la cocina, en donde también aparecieron varios cuchillos con restos de sangre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La familia justifica que víctima y presunto asesino de A Pastoriza se velen y entierren juntos