Investigado un operario de una granja de A Pastoriza por apuñalar con un destornillador a las vacas

Se trata de un marroquí de 48 años que trabajaba en la ganadería Proida de A Pastoriza


LUGO/ LA VOZ

M. H. un hombre de nacionalidad marroquí, residente con su familia en Meira y de 48 años de edad, fue investigado por la Guardia Civil por apuñalar con un destornillador en la barriga a las vacas de la explotación en la que trabajaba.

El hombre, que fue contratado hace ocho años por Raúl Rodríguez, el gerente de la Ganadería Proida S.L, situada en Álvare, en el municipio de A Pastoriza, introducía a las reses en la sala de ordeño y aprovechando que estas no se podían mover, cogía un destornillador y empezaba el apuñalamiento.

El propietario de la granja no se enteró del calvario que vivían sus animales hasta el mes de septiembre. «No mes de maio doume un infarto e quedou el ao cargo dos animais. Entre agosto e setembro colleu vacacións e veu a veterinaria a facer o control de mamite. Díxome que ás vacas algo lle pasaba, que estaban moi nerviosas e nunca as vira tan estresadas. Fun a visualizar as imaxes das cámaras de seguridade e de casualidade percibín o que pasaba, posto que as imaxes vanse borrando», explica Raúl Rodríguez, que observó como su empleado se armaba de destornillador y apuñalaba a las vacas, una herramienta que incautó la Guardia Civil. «Agora entendo que algunhas vacas morreran, outras presentaran vultos... Pero claro, o que menos me imaxinaba é que na granxa tiña unha persoa así», indica este granjero de A Pastoriza que lleva toda la vida dedicándose a la ganadería y contabiliza cerca de cien vacas de leche en su explotación.

Raúl Rodríguez contrató a este operario porque necesitaba personal y se enteró de que buscaba trabajo. «Os primeiros anos almorzaba con nós e tratábaselle como da familia. Co tempo foi cambiando pero nunca pensamos que chegara a este estremo», concluye.

La Guardia Civil encuentra un establo de los horrores en Melide: siete caballos muertos y 22 malnutridos

Xurxo Melchor

El propietario es reincidente y ya fue investigado por maltrato animal en mayo por dejar morir a otros seis equinos y dos perros

Un establo de los horrores. Eso es lo que ha hallado la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Santiago en una explotación de Melide en la que había siete caballos muertos de hambre y por las insalubres condiciones de vida a las que fueron sometidos. Además, han rescatado a otros 22 equinos que mostraban signos más que evidentes de malnutrición, falta de higiene y de los cuidados mínimos para su vida.

Dos de los animales muertos se encontraban en cuadras individuales y contiguas, en las que los agentes se encontraron con una escena espeluznante, ya que tanto por el estado de los cadáveres como del habitáculo en el que quedaron encerrados y hacinados se apreciaba la agonía que padecieron los caballos y cómo intentaron escapar sin éxito.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Investigado un operario de una granja de A Pastoriza por apuñalar con un destornillador a las vacas