La educadora que cambió la guardería por una ganadería de 80 vacas

M. Fernández / Xosé Carreira A FONSAGRADA / LA VOZ

A FONSAGRADA

MANUEL

Una joven de A Fonsagrada maneja una explotación de carne de calidad

28 mar 2019 . Actualizado a las 11:51 h.

El giro profesional que dio a su vida fue espectacular. Cambió la guardería por la ganadería. De atender niños en un establecimiento de Lugones, en Asturias, pasó a manejar una explotación de vacas de carne de primera calidad. Esta es, en resumen, la historia de Soraya Fernández Sobrado que nació en Teixeira de Pacios (A Fonsagrada) hace 34 años.

La ganadería de esta mujer está en Teixeira, a unos 15 kilómetros, aproximadamente, de la capitalidad fonsagradina. Ella es la cabeza visible de Casa de Louzao, en la que también están sus padres. Ni hablar de volver al mundo urbano. Soraya es contundente a la hora de responder si, pasados ya varios años del cambio, volvería de nuevo a la guardería. «De ningunha maneira», advierte. La explotación, asegura, le concede una libertad de horarios que valora de forma muy positiva. De todos modos conviene advertir a los más urbanitas que atender una ganadería como la de esta mujer no es estar sentado en un sofá orejero mirando el reloj para controlar las horas de comida de los animales.

«A vantaxe con respecto a un traballo urbano é que non tes un horario definido. Pero iso non significa que non teñas que dedicar moitas horas, moito tempo a atender as reses», relató la ganadera, quien asegura que la jornada laboral es mucho más liberal que la que cualquier trabajador tenga asignada en una fábrica, taller o comercio.