Las tropas romanas fueron levantando campamentos entre el Navia y el Eo

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

A FONSAGRADA

Los arqueólogos creen que una fortificación en A Fonsagrada evidencia el paso de un «numeroso continxente militar»

03 oct 2017 . Actualizado a las 22:56 h.

Un importante contingente de tropas romanas penetró en Galicia a través de las montañas que hoy separan A Fonsagrada de Santa Eulalia de Oscos. Así lo confirmaron los arqueólogos del grupo de investigación Romanarmy (integrado por profesores de varias universidades europeas) que ayer comenzaron a trabajar en el terreno conocido como A Pena Parda, donde los romanos, entre los siglos I a.C. y III d.C., instalaron una campamento miliar temporal de época altoimperial. Precisamente ahora intentarán determinar las fechas para a su vez establecer un relato de cómo fue la invasión romana en el noroeste peninsular.

A la izquierda, la zona en el 2009; a la derecha, con datos LIDAR. La línea roja marca el límite entre A Fonsagrada (izquierda) y Oscos.
A la izquierda, la zona en el 2009; a la derecha, con datos LIDAR. La línea roja marca el límite entre A Fonsagrada (izquierda) y Oscos. ROMANARMY

El descubridor de este hallazgo, hacia finales del 2015, fue el arqueólogo asturiano Andrés Menéndez, quien tras haber analizado varios campamentos similares en la zona de Asturias pudo comprobar cómo en unas distancias similares los romanos fueron levantando varios recintos para sus tropas. «Por la distancia y su posición, pensábamos que era un buen lugar para levantar un campamento y así fue. En esta sierra se fueron marcando una línea de avance de las tropas, entre el Navia y el Eo», señala ayer el arqueólogo.

Según los investigadores, el de A Pena Parda tiene las dimensiones suficientes para albergar una legión completa, con más de cinco mil soldados. La fortificación, como suele ocurrir en otras similares halladas en los últimos años, está muy degradada sobre el terreno, pero pudo ser localizada a partir del estudio de la fotografía aérea y gracias a la tecnología LIDAR. «Se puede apreciar el cierre, la defensa a través de un surco, con formas que tendían a crear líneas rectas y en las esquinas hacer el campamento redondeado», señaló Menéndez.