Todo empezó en A Fonsagrada

Hace 23 años los vecinos iniciaron las reivindicaciones y limpiaron y señalizaron la ruta


lugo / la voz

Los vecinos de A Fonsagrada lucen estos días una media sonrisa; porque mientras los políticos se felicitan por la declaración del Camiño Primitivo como Patrimonio Mundial de la Unesco, en este municipio de la montaña lucense saben, aunque no les guste presumir de ello, que fue su ardua labor, empezada hace más de veinte años, la que ha permitido que este reconocimiento sea posible. Porque sí, todo empezó en A Fonsagrada.

Corría el año 1992 y en A Fonsagrada confluyeron una serie de personalidades y de momentos históricos que hicieron de este municipio el escenario que vio nacer la recuperación de esta ruta a Santiago. El filólogo medieval Ricardo Polín, que en esa época era profesor en A Fonsagrada, llevaba tiempo ya estudiando esta ruta, la toponimia histórica, y las referencias que de ella había hecho Elías Valiña. Por otra parte, el Museo Etnográfico de A Fonsagrada, abierto desde 1984 y que entonces ya dirigía Juanjo Molina, pensó en organizar algún tipo de acto para dar a conocer la ruta.

Y así surgieron las primeras jornadas sobre el Camiño Primitivo, antes incluso del Xacobeo de 1993. Fue el primer escalón para reivindicar la importancia de esta ruta completamente abandonada por las Administraciones.

La Movida de A Fonsagrada

En la sociedad fonsagradina se daba el caldo de cultivo idóneo para que estas reivindicaciones no cayesen en saco roto: la famosa Movida de A Fonsagrada, una auténtica revolución social que tuvo lugar en aquellos años. Juanjo Molina recuerda que se estaban llevando a cabo numerosas movilizaciones vecinales para impedir la pérdida de una serie de servicios comarcales que la Xunta pretendía trasladar: extensión agraria, forestal, la cabecera de comarca... «Había unha conciencia social e identitaria importante (...) E ese sentimento de identidade forte trasladouse ao Camiño», aclara. Ricardo Polín añade: «Houbo unha auténtica revolución na Fonsagrada, unha loita polos valores, unha conciencia de que lles estaban roubando a dignidade como pobo, e así se identificaron tamén coa perda da vía xacobea». Y es que por parte de las Administraciones no hubo apoyo, al contrario: «A Xunta insistía en chamarlle Camiño da Fonsagrada para restarlle importancia e devalualo, e gran parte dos alcaldes estaba en contra de recuperar a ruta porque dicían que crearía dificultades na ordenación do territorio e no desenvolvemento urbanístico».

«Querían facer del un ramal do Camiño Norte e chamalo Camiño da Fonsagrada, pero a historia non pode borrarse», afirma José Manuel Saavedra, Selelo, uno de los vecinos más activos en la Movida da Fonsagrada. Y es que los vecinos sabían desde siempre de la existencia del Camiño, y los peregrinos, siempre extranjeros, nunca dejaron de pasar por allí. Pero, con los estudios de gente como Polín, como Nicandro Ares o como numerosos profesores de Asturias -comunidad pionera en la recuperación de la ruta-, se dio a conocer también que esta es la primera vía documentada a Compostela. Fue el rey Alfonso II el Casto el que se considera el primer peregrino, que hizo el itinerario desde Oviedo hasta la capital gallega para visitar la tumba del Apóstol.

Y A Fonsagrada se volcó a lo grande con esta reivindicación. El primer paso fue recorrer la ruta para conocerla, limpiarla y señalizarla. «Formáronse brigadas de veciños para marcar os tramos, colocar paneis informativos e rozar o Camiño, que estaba irrecoñecible nalgunha zona pola maleza», dice Molina. E incluso construyeron la capilla de Montouto, donde desde entonces cada 25 de julio celebran la fiesta de Santiago.

Las primeras jornadas sobre el Camiño reunieron a expertos gallegos y asturianos

El Museo Etnográfico de A Fonsagrada se planteó en 1992 ser una plataforma para impulsar el Camiño Primitivo y para ello contaron con el apoyo de Ricardo Polín, que suministró el trabajo que ya había iniciado, y con el de Asturias, para realizar las primeras jornadas sobre el Camiño, en junio de 1992. «Xa daquela en Asturias estaba avanzada a recuperación e estaban moi activas as asociacións de Oviedo, coas que tivemos os primeiros contactos e contaxiáronnos o seu entusiasmo», afirma Juanjo Molina. Participaron asociaciones de Asturias, historiadores, empresas asturianas (como de transporte ecuestre)... «Foi un ano de gran unidade aquel 1992», recuerda Ricardo Polín. En todo aquel trabajo, además de los fonsagradinos, también se volcaron el Museo de Melide, vecinos de San Román da Retorta en Guntín, la revista Lucensia, profesores de la Universidad de Oviedo, historiadores gallegos...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Todo empezó en A Fonsagrada