Casi seis años de prisión para un hombre que agredió sexualmente a su pareja en Lugo

La Voz LUGO

LUGO

El acusado se enfrenta a hasta 18 años y seis meses de prisión
El acusado se enfrenta a hasta 18 años y seis meses de prisión A. SISO

La mujer llegó a trasladarse a la habitación de su hijo para evitar los abusos

10 jun 2024 . Actualizado a las 21:34 h.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a cinco años y nueve meses de cárcel y al pago de una multa de 3.780 euros al autor de un delito de abuso sexual consistente en acceso carnal sin consentimiento de la víctima.

También lo encuentra culpable, según la resolución, de otro delito continuado de abusos sexuales, concurriendo la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante de anomalía o alteración psíquica; y de un delito de maltrato familiar, con la atenuante de anomalía o alteración psíquica. La Fiscalía pedía en un principio 18 años de prisión.

Además, le ha impuesto la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de la víctima, domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro lugar frecuentado por ella, así como comunicarse con ella por cualquier medio durante siete años y nueve meses, y la medida de libertad vigilada durante el mismo período. En concepto de responsabilidad civil, le impuso el abono de una indemnización de 10.000 euros.

El tribunal considera probado que, en 2016, durante la cuarentena postparto, el acusado penetró a su pareja contra su voluntad, sin que la resistencia de esta, empujándole, pudiese impedirlo.

Más abusos sin penetración

El resto de los hechos que se estiman probados, según indican los magistrados en la sentencia, consisten en tocamientos a la víctima contra su voluntad, sin que conste que existiese acceso carnal.

«En este caso, se estima probado que durante la convivencia, todas las noches, en la cama, el acusado le bajaba la ropa a la víctima y la tocaba con el fin de mantener relaciones sexuales, pese a la oposición de esta, llegando la víctima en una época a trasladarse a la habitación de su hijo para evitar las insistentes pretensiones sexuales del acusado, lo que no impedía que el acusado la sometiese a continuos tocamientos para satisfacer su deseo sexual cuando durante el día se encontraba con ella en el domicilio».

Todo ello, «pese a mostrar su pareja su rechazo», e insistir en «tocamientos que se producían en ocasiones en presencia de familiares e incluso fuera del domicilio en presencia de amigos de la pareja».

La Sala consideró probado que el acusado tiene una inteligencia límite y escasa formación, hallándose sus facultades cognoscitivas levemente limitadas. En la resolución, los jueces indican que el relato de la víctima es «persistente, sin contradicciones ni ambigüedades a lo largo del procedimiento». Además, destacan que existen «corroboraciones periféricas que, analizadas en conjunto, contribuyen a reforzar el testimonio de la víctima».