Rebajan la pena de 11 a 7 años a un lucense que agredió sexualmente a su hijastra porque «confesó los hechos»

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO

El acusado reconoció los hechos en el juicio el pasado marzo
El acusado reconoció los hechos en el juicio el pasado marzo A. SISO

El TSXG revisó el castigo impuesto por la Audiencia Provincial de Lugo al valorar que la actitud del autor «fue relevante y eficaz para el esclarecimiento de los hechos y la realización de la justicia»

17 nov 2023 . Actualizado a las 13:02 h.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) anunció este viernes la decisión de rebajar la pena de un agresor sexual de Lugo, condenado el pasado mes de marzo a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Lugo. Esta revisión, que reduce el castigo hasta los 7 años y 9 meses de cárcel, está amparada por la atenuante de confesión, ya que el autor reconoció los hechos al principio de la instrucción, algo que el TSXG valora como un motivo suficiente para reducir su pena.

En el auto, el Alto Tribunal gallego revisa la sentencia de la Audiencia Provincial, que rechazó este atenuante en ese documento. Según los jueces lucenses, «basta oír su testimonio para concluir que esa manifestación no fue espontánea, pues comenzó negando los hechos para justificar la conducta en base a que se trataba de una relación muy afectiva, por lo que más podría configurarse como una declaración de exculpación que de confesión».

Valoran la pronta confesión

El TSXG dice discrepar de este criterio, afirmando que valoran la pronta confesión del autor ya en las primeras etapas de la instrucción. En su auto, explican que, «aunque al principio el autor habla de que estaban en casa bien, salían juntos a “casi todos los sitios” y mantenían una relación “muy afectiva”, pronto pasa a reconocer tocamientos “cerca de 2015” a la víctima, y, a preguntas de la Fiscal, la práctica de [relaciones sexuales] en la misma época sabiendo la edad de la joven [...] Anotamos que esa aportación abiertamente autoinculpatoria tiene lugar en la primera ocasión en que el apelante es llamado ante la jurisdicción». 

Por este motivo, el TSXG valora el atenuante de confesión en su revisión de pena. «En conclusión, lo exteriorizado con claridad por el recurrente al compás de su conocimiento de la denuncia policial y la incoación del procedimiento es relevante y eficaz para el esclarecimiento de los hechos y la realización de la justicia; basta, tiene sentido, para la formación de la atenuante analógica propuesta por la defensa», aseguran.

De esta forma, estiman parcialmente el recurso de la defensa, rebajando la pena para el autor de 11 años de prisión a 7 y 9 meses

El suceso

Estos hechos fueron juzgados en la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial de Lugo el pasado mes de marzo. Entonces, el acusado ya reconoció los hechos. Según el escrito de la Fiscalía, abusó desde el 2013 hasta el 2015 de la hija de su pareja, de doce años en el momento de los hechos. 

No fue hasta el año 2015 cuando la madre descubrió lo sucedido. Ella «ya tenía sospechas», según confirmó la víctima en el juicio, «pero aquel día se escondió en una habitación y lo pilló tratando de iniciar una relación sexual conmigo», añadió la joven, ahora mayor de edad.

Ella no denunció los hechos hasta el año 2021, pero los presuntos abusos venían de muy atrás. «La primera vez, trajo una película a casa y nos pusimos a verla juntos. También compró unas botellas de alcohol y me invitó a beber. Me emborrachó hasta el punto de que vomité y perdí el sentido. No recuerdo nada de lo que pasó aquella noche, pero sí que me desperté con una sensación incómoda en mis partes íntimas. Fue la primera vez que me tocó», relató la joven.

Durante los dos años siguientes, los abusos persistieron. «Él me decía que tenía que aprender a hacer aquellas cosas», aseguró la víctima. Cuando la madre descubrió lo ocurrido, echó de casa a la que era su pareja y la convivencia terminó.