Antonio Lara, profesor de Arquitectura: «El eucalipto da prestaciones máximas, pero lo usamos solo en pasta de papel»

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS LUGO / LA VOZ

LUGO

Bocanegra destaca que el eucalipto «globulus» son mayores que las del «nitens».
Bocanegra destaca que el eucalipto «globulus» son mayores que las del «nitens». CEDIDA

Subraya que, en algunas utilidades, es superior al roble o al castaño

16 ene 2023 . Actualizado a las 10:06 h.

Antonio Lara Bocanegra tiene relación con Lugo ciudad y con Galicia en general. En la ciudad amurallada vivió varios años de la pasada década por temas profesionales, y un trabajo suyo sobre el uso de madera de eucalipto en la construcción, tomando como referencia la estructura montada en el campus lucense, acaba de lograr un accésit en un certamen del Ayuntamiento de Madrid. Defiende la biodiversidad del bosque como valor necesario, pero también destaca las posibilidades de la madera de eucalipto en la construcción, con lo que conlleva de nuevas vías en Galicia para un sector como forestal.

—¿Cuánto tiempo debe estar en el monte la madera de eucalipto para poder hacer estructuras que valgan para la construcción?

—El tiempo mínimo para que la madera pueda usarse en cualquier tipo de estructura es, como mínimo, de 15 a 20 años. Cuanto más tiempo tenga la madera, mejor rendimiento dará; pero, por productividad, intenta cortarse lo más rápido posible.

—¿Hay en Galicia madera de eucalipto para ese tipo de construcciones?

—Sí. La clave es usar madera para uso estructural. Lo que se buscaba en Lugo y lo que se busca en Madrid es dar valor a las variedades nacionales de madera. En cuanto al eucalipto, el globulus se usa sobre todo para pasta de papel, y hay mucho en Galicia. La labor que hemos intentado en Pemade [Plataforma de Ingeniería de la Madera Estructural, con sede en Lugo] y que continuamos en Madrid es dar ese valor. Las especies que se usan para pasta de papel no tienen ese valor añadido, ya que no se trata. El eucalipto globulus es muy abundante en Galicia, y toda la investigación se ha centrado en madera laminada estructural y en soluciones innovadoras. Es una madera resistente, casi el doble que la de pino. Tras el eucalipto están el fresno y el haya. El eucalipto tiene gran potencial para la construcción. Sus prestaciones son máximas, pero lo estamos usando solo en pasta de papel

—¿Hay que darle a esa madera algún secado antes de usarla en la construcción? ¿Cómo?

—Toda la madera tiene que pasar un proceso: serrarla, secarla y clasificarla para ser usada en la construcción. La madera de eucalipto es un poco más difícil de tratar que otras, pero si se orea y se seca bien, ya se puede usar. Lo que hacen falta son piezas de una sección más o menos grande, y luego hace falta encolarlas.

—¿Es un proceso caro?

—La madera de eucalipto para uso estructural es más cara que otras, como la de pino. Hay que tener en cuenta que tratándose de algunas prestaciones, el eucalipto está por encima del castaño o del roble. En las tres maderas de Europa con mejores prestaciones, el eucalipto está en el podio, por delante del roble o del castaño. Una estructura como la de Lugo [instalada junto a uno de los pabellones de la Escola Politécnica Superior (EPS)] es muy eficiente porque por su forma es muy resistente, y en una construcción de ese tipo se usa menos madera que en otros tipos.

—¿Es una madera con un desgaste superior a otras?

—La clave es que no se moje. Si no se moja, dura eternamente. Lo que enseñamos en la universidad es que la madera no debe mojarse. Si se moja, entra en juego el concepto de durabilidad, y el eucalipto, en ese aspecto, está en la gama media-alta, como el castaño o el roble. Su duración es muy superior a la del pino, así que puede tener aplicaciones exteriores.

—¿Resulta particularmente caro el mantenimiento?

—Si no se moja, el coste de mantenimiento es prácticamente nulo. Hay edificios de hace siglos, con mucha madera en su construcción, que aún se mantienen

—¿Cuánto puede costar una estructura de 30 o 40 metros cuadrados, para una terraza o para un pequeño garaje?

—La cubierta de Lugo está pensada para grandes lugares, con grandes luces: por ejemplo, una piscina, una nave industrial, una estación...

—¿Se está ante una oportunidad para dar más salidas al eucalipto?

—Sí, sin duda. Todo lo que signifique dar valor a una especie como el eucalipto equivale a fomentar la bioeconomía, a poner en valor el monte y a dar apoyo a la industria transformadora. Se crea una cadena de trabajo, de valor y de precio. Todo lo que sea utilizar el eucalipto en algo diferente a la pasta de papel contribuye a dar valor al monte.

—¿Se verán esas cubiertas de modo generalizado a medio plazo?

—Estamos en una fase incipiente, pero espero que sigan saliendo más modelos. Estamos trabajando en sistemas de montaje rápido para ampliar mucho el campo de actuación.

Inicio. Antonio Lara Bocanegra nació en Barcelona en 1977 y estudió Arquitectura en la Universidad de Sevilla.

Trayectoria. Del 2013 al 2018 vivió en Lugo, en donde realizó la tesis doctoral, fue profesor contratado en la Escola Politécnica Superior del Campus Terra y trabajó en el proyecto Lugo Life + Biodinámico.

Actualidad. Es profesor de Estructura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid.

La plataforma está instalada en uno de los pabellones del Campus Terra.

Premian en Madrid la estructura de un pabellón del campus de Lugo hecha con eucalipto «globulus»

XOSÉ MARÍA PALACIOS

La arquitectura de vanguardia del campus de Lugo (USC) ha sido premiada en Madrid. La estructura de madera instalada en uno de los pabellones de la Escola Politécnica Superior del Campus Terra ha logrado un accésit en una convocatoria del Ayuntamiento madrileño. Se trata de los Premios Margarita Salas de Investigación.

La estructura es innovadora por estar realizada con eucalipto globulus. El proceso de diseño y de construcción están recogidas en la tesis Láminas reticulares de madeira deformadas elasticamente. Do material á construción, cuyo autor, el arquitecto Antonio José Lara Bocanegra, fue distinguido con un accésit en Madrid. Lara Bocanegra expone en su trabajo que las láminas presentes en la estructura ofrecen una solución sostenible y eficiente pero, a la vez, expresiva desde el punto de vista arquitectónico.

Seguir leyendo