Padres de Vilalba denuncian «violencia institucional» contra su hijo con autismo y asperger

Uxía Carrera Fernández
U. CARRERA LUGO / LA VOZ

LUGO

Jesús Bermúdez y Marga Prieto, los padres que denunciaron ante inspección
Jesús Bermúdez y Marga Prieto, los padres que denunciaron ante inspección CEDIDA

Inspección Educativa no abrirá expediente a un supuesto caso que discriminación que denunciaron el curso pasado

02 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Marga Prieto y Jesús Bermúdez llevan meses pelando por una educación justa y respetuosa para su hijo, que está diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista (TEA), Síndrome de Asperger y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). En junio interpusieron una denuncia en Inspección Educativa porque un docente no estaba aplicando las pautas adaptadas y su trato generó mucha ansiedad al menor. Sin embargo, hace unos días recibieron una resolución de que no se abriría expediente. «A administración someteumos a violencia institucional pero imos ir ata onde faga falta».

Todo empezó cuando el curso pasado, al iniciar su hijo primero de bachillerato, uno de los profesores no se puedo en contacto con los padres para acordar los refuerzos de cada materia. El joven cuenta con un informe de intervención elaborado por la especialista en Trastornos Xeneralizados do Desenvolvemento, del Equipo de Orientación Específico da Consellería de Cultura, Educación e Universidade (EOE).

Según denunciaron Marga y Jesús, su hijo fue mostrando cada vez más ansiedad y dicho docente «negábase a aplicar as directrices da EOE». Además, aplicaba prácticas «discriminatorias» o «penalizaba aspectos que son propios do seu diagnóstico». Por esto, los padres presentaron varias quejas ante Inspección Educativa, organismo que propuso al centro que incorporase un profesor en el aula para supervisar al docente denunciado. El instituto citó varias veces a los padres y, según ellos, les coaccionó para que no pusieran ninguna reclamación. Ante la actitud del centro, los padres presentaron una denuncia formal en Inspección Educativa. Esto fue el 16 de mayo.

Siete meses después, la familia vilalbesa volvió a hacer una declaración pública para denunciar la resolución de la Xefa Territorial de Educación. El organismo decidió no abrir expediente del caso. Sin embargo, para los padres este fallo no está justificado. 

«Contradicciones na resolución»

Criticaron que en todos estos meses «non se nos comunicou nada». Lo único que tuvo lugar fue una reunión con la anterior jefa territorial en la que, afirman, se les dijeron cosas contradictoras a la resolución actual. La decisión de no abrir expediente, explicaron, se basa fundamentalmente en un informe del inspector de zona del día 14 de octubre en el que determina que no existió desconsideración ni infracciones. «Que estiveron facendo dende o 16 de maio ata o 14 de outubro?», se preguntaron los padres. 

Estos dos vilalbeses volvieron a tener una reunión con la jefa territorial el día 26 de octubre para trasladarle que los hechos denunciados estaban «perfectamente acreditados», pero muchas de las pruebas no se solicitaron por la administración que estudió el caso. Además, critican que hay contradicciones como haber puesto un profesor de apoyo junto al docente denunciado para asegurar que cumplía las pautas adaptadas mientras ahora defienden que no hubo ningún problema. Por otra parte, añaden que incluso el departamento de inspección revisó las cualificaciones puestas a su hijo por dicho profesor. 

«Parécenos moi grave a actuación de Inspección Educativa, mirando cada outro lado, demostrativo da violencia institucional a que nos leva sometido a administración dende que presentamos a denuncia», declararon. Los vilalbeses defienden que Inspección «sempre tratou de que nós non presentásemos ningún tipo de denuncia».

Pese a la resolución, estos padres no piensan parar y presentaron un recurso de alzada ante el conselleiro de Educación así como la solicitud de una reunión con él. «Temos a determinación de chegar a onde faga falla, apelando as diferentes instancias e se temos que explorar outras vías exploraranse, tanto legais como de denuncia pública».

La Consellería de Educación, por su parte, aseguró que se mantuvo un diálogo permanente con la familia, y que continúa. Además, explicó que se desarrolló una atención específica a este alumno «atendendo ás súas características e necesidades e enfocada ao máximo aproveitamento académico do neno». En el curso actual, tras analizar los informes técnicos de Inspección, se volvieron a implementar medidas de carácter académico.