Dos años de cárcel y 343.000 euros de multa para un empresario de Castro de Rei por fraude a la Seguridad Social

La Voz LUGO

LUGO

Los acusados, en la Audiencia Provincial de Lugo. Solamnente el hombre (sentado a la derecha) fue condenado por fraude a la Seguridad Social.
Los acusados, en la Audiencia Provincial de Lugo. Solamnente el hombre (sentado a la derecha) fue condenado por fraude a la Seguridad Social. A. SISO

Antes de alcanzar el acuerdo de conformidad, la Fiscalía pedía para él una pena de siete años de prisión y una multa de un millón de euros. Una socia fue absuelta en el juicio, celebrado este miércoles en Lugo

12 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La pena que solicitaba la Fiscalía para dos vecinos de Castro de Rei por un delito de fraude a la Seguridad Social (SS) se vio rebajada tras un acuerdo de conformidad. Tanto, que la mujer, una de las dos acusadas, salió indemne. En el juicio celebrado ayer en la Audiencia Provincial de Lugo, el otro acusado, un empresario de Castro de Rei, aceptó una condena de dos años de cárcel y 343.000 euros de multa por un delito de fraude a la SS y por otro de frustración de la ejecución.

Los hechos se remontan al año 2011, cuando, según el escrito de conformidad presentado por la defensa de los acusados y por la Fiscalía, el hombre dejó a deber hasta 343.000 euros a la Tesorería General de la Seguridad Social, los cuales deberá devolver íntegramente por sentencia judicial. Según la fiscal, el condenado creó un entramado de empresas para ocultar sus deudas y dificultar el trabajo de la SS. Llegó a crear «domicilios sociales ficticios» para tratar de librarse de ser investigado, dice la fiscal, que, antes del acuerdo, pedía para él una pena de siete años de prisión y una multa de un millón de euros.

El macrojuicio de la Operación Pollo, en imágenes

Las víctimas de la Operación Pollo recibirán indemnizaciones menores que lo que pagaron por entrar esclavizados en España

André S. Zapata

A falta de la localización y procesamiento de Mohamed Chahidi, responsable máximo de la organización, la Operación Pollo tocó a su fin este miércoles. El proceso judicial que desmanteló la mayor red de explotación laboral de inmigrantes en Galicia cerró su larguísima causa tras la celebración del macrojuicio que tuvo lugar en la Audiencia Provincial de Lugo. Más de medio centenar de personas se agolparon en la sala segunda del juzgado, sabiendo que ya traían los deberes hechos tras haber alcanzado un acuerdo de conformidad entre las partes y la Fiscalía.

Los 17 acusados aceptaron condenas menores tras admitir los hechos que relató el fiscal jefe de Lugo, Roberto Brezmes, en su escrito de acusación. En él, los define como autores de varios delitos de estafa, contra los derechos de los trabajadores y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros

Seguir leyendo