Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

«El buen patrón»: la verdad real y la oficial

LUGO

26 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El arranque, el desarrollo y el desenlace de esta, ya lo anticipo, estupenda película de León de Aranoa no tienen nada de original. Su trama, sus personajes, las situaciones que describe y el trasfondo que representa son conocidos por todos.

He leído sobre esta película que aborda un retrato de la España actual, pero considero que es algo más que la figura de ese empresario paternalista que hereda un negocio próspero para convertirlo en su cortijo particular. Y si en ocasiones esta película trasciende a la época en la que se hace, es precisamente a lo que no se cuenta.

León de Aranoa, veinte años después de Los lunes al sol, ofrece la cara B de aquella historia. No retrata a un empresario hecho a sí mismo y a pie de obra con sus empleados, sino a un sujeto que desde su atalaya trata a sus subordinados, y al resto del mundo, como vasallos, y cuya única meta en la vida es ganar voluntades para conseguir más placas y méritos en su pared.