Los feriantes: «O atienden nuestras demandas o boicoteamos el San Froilán»

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO

Los feriantes ya irrumpieron en el Ayuntamiento el pasado lunes reclamando que les permitan instalar las atracciones
Los feriantes ya irrumpieron en el Ayuntamiento el pasado lunes reclamando que les permitan instalar las atracciones ÓSCAR CELA

Los empresarios de atracciones dicen que tras la aclaración de la Xunta, el Concello «no tiene excusa» y piden una reunión inmediata con Ferreiro

22 sep 2021 . Actualizado a las 18:28 h.

El conflicto por las barracas del San Froilán está totalmente descontrolado y los empresarios de atracciones amenazan con boicotear los actos de las fiestas patronales si no les permiten instalar sus puestos. «Si no atienden nuestras demandas boicotearemos el pregón para empezar, y no les dejaremos organizar tranquilamente los demás eventos, molestaremos. Además, pediremos la dimisión de la concejala Maite Ferreiro», aseguró ayer Ángel Gutiérrez, presidente de la Unión de Industriales Feriantes.

¿Cómo se llegó a ese punto? Después de que el delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, interviniese ayer y asegurase que la interpretación del protocolo de Sanidade que hace la concejalía de Cultura no es correcto, lo que dio gasolina a la demanda de los barraquistas, cuyos ánimos ya estaban caldeados. «En ningún apartado da normativa sobre atraccións de feira se fala de perimetrar o recinto feiral, como insiste a concelleira de cultura de Lugo. De feito, a normativa explica que cada unha das atraccións deberá ter a entrada e saída diferenciada, pero non fala de recinto feiral perimetrado», aseguró Arias. «Con respecto da distancia de tres metros entre persoas da que fala o Concello de Lugo, hai que aclarar que é de 1,5 metros; outra cousa é o aforo nos espazos comúns de tránsito de cada unha das atraccións, que será dunha persoa cada 3 metros cadrados, á marxe do espazo que ocupe a barraca».

El delegado territorial añadió además que la norma data del 5 de agosto y que durante este tiempo, «se o BNG tiña dúbidas coa interpretación desta normativa, debería ter preguntado á Xunta antes de botar balóns fóra, pero non houbo ningunha pregunta nin solicitude de aclaración, por iso creo que simplemente en ningún momento barallou o Concello, con vontade política, a posibilidade de instalar as barracas».