La lluvia de millones para expropiar y demoler las casas pegadas a la Muralla de Lugo

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

Una vez que el Estado decretó hace 50 años las expropiaciones vino la fase de las ofertas a los propietarios

12 sep 2021 . Actualizado a las 20:24 h.

El decreto del Gobierno publicado en el BOE del 16 de agosto de hace 50 años que declaraba de urgencia la ocupación de todas las edificaciones pegadas al exterior de la Muralla fue la base legal para acelerar el proceso de derribo y que no apareciesen problemas a la hora de su ejecución. Como explica el historiador Adolfo de Abel Vilela en su libro «A muralla romana de Lugo» (2011), «con este decreto tense aberto o camiño legal para comezar as actuacións».

Entre octubre y noviembre de 1971 se redactaron las actas de ocupación de las 81 viviendas que iban a ser derribadas, para en diciembre determinar las indemnizaciones, procediéndose a las ofertas a los dueños.

Como explica Abel Vilela el proceso de pago de las expropiaciones no fue sencillo ni hubo acuerdos rápidos entre Administración y la mayoría de los propietarios. No todas las ofertas fueron aceptadas inicialmente y en abril de 1973 aún había dueños disconformes, siendo las últimas expropiaciones pagadas a cinco propietarios el 5 de septiembre de 1973.