Todo lo que debes saber para hacer el Camino de Santiago con tu perro

María Guntín
María Guntín LUGO / LA VOZ

LUGO

Un perro junto a varios peregrinos, en Portomarín
Un perro junto a varios peregrinos, en Portomarín Carlos Castro

La aparición de un cachorro con las uñas seccionadas en Portomarín pone de manifiesto la necesidad de acceder a una guía rápida antes de emprender el camino hacia Compostela

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si usted baraja la idea de hacer el Camino de Santiago con su perro, debe conocer de antemano los peligros a los que se puede enfrentar si no toma las medidas preventivas oportunas. Cabe recordar que hace unas semanas, tal y como publicó La Voz, varios vecinos de Portomarín dieron la voz de alarma al observar a un cachorro de cuatro meses que hacía la peregrinación con las uñas seccionadas y las almohadillas repletas de ampollas. El estremecedor caso pone sobre la mesa la necesidad de conocer unas pautas básicas que permitan saber cuáles son las necesidades de los canes cuando se enfrentan a trayectos tan largos.

Preparación

El entrenamiento previo, requisito indispensable. Los veterinarios explican que la mayor parte de los perros no están acostumbrados a caminar más de ocho kilómetros al día, por lo que hacer el Camino requiere de un entrenamiento previo, que vaya sumando distancias progresivamente día tras día. Es importante combinar asfalto con tierra para endurecer sus almohadillas, que son las que más sufrirán rumbo a la Praza do Obradoiro. Además, hay productos específicos para protegerlas. Por otra parte, antes de empezar a andar es recomendable realizar un chequeo en un centro especializado para comprobar que la salud de la mascota es buena.

Equipaje

Una mochila con todo lo necesario. Si decide realizar el Camino de Santiago con su perro, es importante que lleve una mochila con todo lo necesario: documentación, un arnés de repuesto, un chubasquero, toalla de secado rápido, un bebedero portátil que permita darle agua cada hora, comida en abundancia y alta en energía y un collar antigarrapatas para evitar sustos.