El Concello de Lugo decidirá a finales de agosto cómo será el San Froilán

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO

De Vacas fue una de las actuaciones de la semana cultural del San Froilán 2020
De Vacas fue una de las actuaciones de la semana cultural del San Froilán 2020 ALBERTO LÓPEZ

La celebración del Caudal Fest todavía no se ha descartado

12 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Finales de agosto. Ese es el plazo que el área de Cultura del Concello de Lugo se ha marcado como fecha para decidir qué San Froilán se celebrará este año. Si unas fiestas patronales que recuerden a la época prepandemia, o si algo más en la línea de la semana cultural que organizaron el año pasado. «O coronavirus será a que o determine. En función dos datos máis próximos, tomaremos unha decisión. Estamos nunha situación tan cambiante que non podemos pechar nada neste momento; en todo caso, temos claro que preferimos quedarnos curtos a arriscar. Se a situación é complexa e hai que agardar un ano máis para ter o San Froilán que todos queremos, agardaremos», aclara la edila, Maite Ferreiro.

Lo que implica el San Froilán no es moco de pavo. Aunque las cifras siempre las carga el diablo, por ejemplo en la edición del 2016 se estimó que 600.000 personas habían participado en las patronales lucenses. Ese número, hoy impensable, da pistas del atractivo de la gran fiesta del otoño gallego, que más allá de la celebración, tiene un enorme componente económico. Antes de que el covid llegase de Wuhan, durante los días de San Froilán los hoteles solían llenarse y la hostelería hacía caja para sobrellevar mejor el invierno. De ahí que la elección de un formato u otro para este San Froilán 2021 vaya más allá de su cartel, aunque es obvio que todavía no se podrá volver al formato masificado de hace unos años.

Ahora mismo, la comisión de fiestas tiene muchos frentes abiertos: las actuaciones, las barracas, el presupuesto... De entrada, el Concello de Lugo reservó una partida de 700.000 euros para las patronales a los que se podrán sumar las aportaciones de otras administraciones como la Diputación o de entidades que quieran colaborar. Aventurarse a estimar a cuánto ascenderá este dinero extra también es imposible, puesto que va en función del alcance del tipo de celebraciones. El año pasado, por ejemplo, las aportaciones externas rondaron los 52.000 euros en unas fiestas cuyo coste total ascendió a 552.000 euros.