Una Gran Maestra Femenina de ajedrez en Lugo: «Si estoy de mal humor, ataco más»

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA LUGO / LA VOZ

LUGO

La ajedrecista búlgara compitiendo en el Círculo de las Artes
La ajedrecista búlgara compitiendo en el Círculo de las Artes Carlos Castro

La ajedrecista búlgara de 20 años Viktora Radeva está en Lugo disputando el torneo internacional Xadrez no Camiño

24 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Para conseguir los títulos más importantes en ajedrez, los jugadores deben batir a contrincantes de tres países distintos. Es por eso que Lugo es sede esta semana de un torneo que reunió a Gran Maestros de ajedrez de todo el mundo y también lucenses. En ese mundo poco popularizado se mueve desde los tres años la búlgara Viktoria Radeva, que a sus 20 años ya es Gran Maestra Femenina y se dedica profesionalmente al ajedrez.

—¿Cuándo empezó a jugar al ajedrez?

—Mi padre me enseñó desde los tres años. Él no es un jugador profesional, pero sí muy apasionado. Llevo ya 17 años jugando. Al principio era equiparable a jugar con muñecas o con cartas, pero llegó un punto en el que realmente empecé a apasionarme por el juego. Fue hace unos años cuando me di cuenta de que quería ver cuánto de lejos podría llegar. Así que empecé a entrenar más y contraté a un entrenador personal.

—¿Cómo se convirtió en una motivación profesional?

—Nunca me dije a mí misma que quería ser profesional, simplemente me gusta mucho y no quería parar de jugar, lo que lleva a que quieras ser cada vez más buena. Con los entrenamientos, empecé a ganar mucho incluso antes de pasar a competir. Así que pensé que tendría una buena oportunidad en la competición. Y aquí estoy.

—¿Es fácil dedicarse profesionalmente al ajedrez?

—Tienes que ser muy bueno, con acudir solo a torneos no es suficiente. Pero puedes ser entrenador, jugador o árbitro. Yo todavía soy joven, tengo diez años más buenos por delante. En ajedrez la mejor época es de los 20 a los 30, así que quiero ver en este tiempo qué puedo conseguir. Mientras tanto también estudio en la universidad Seguridad Nacional Exterior.

—Al principio de la época buena, ya es Gran Maestra Femenina.

—Sí, conseguí el título hace apenas dos meses, es el superior a Maestro Internacional y para las mujeres es el más alto. Se necesitan ganar torneos, batir a oponentes de diferentes países y así acumular una gran cantidad de puntos.

—¿Cuánto entrenamiento requiere?

—Mucha dedicación, que a mí en parte me quitan los estudios universitarios. Todo el verano lo paso jugando y también los fines de semana, cuando tengo más tiempo libre. Sino intento dedicarle tres horas diarias. El entrenador ayuda mucho, pero yo intento trabajar sola el mayor tiempo posible, buscar tácticas, aprender de otros jugadores...

—¿Ya tiene unas tácticas predilectas?

—Todos tenemos. Intentas memorizar los primeros movimientos, pero el juego intermedio no tiene ninguna pauta. Lo importante es entender las ideas y así dedicar si atacar o posicionarte.

—¿Usted es más de atacar o posicionarse?

—Pues depende de mi estado de ánimo y de como me levante ese día, la verdad. Si estoy de mal humor, ataco, aunque hay días que simplemente me apetece. También tengo siempre en cuenta qué se le da bien a mi oponente, eso influye mucho.