La Guardia Civil se apunta al Camino con el estreno de la nueva unidad de Atención al Peregrino

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO

OSCAR CELA

Doce agentes se dedicarán a estas tareas de auxilio a los viajeros desde Pedrafita hasta Palas de Rei

01 jul 2021 . Actualizado a las 13:03 h.

Con la llegada del verano y la mejora de la situación sanitaria, el Camino de Santiago espera volver a ser escenario de un gran tránsito de peregrinos, sobre todo en la parte lucense del Camino Francés. Las autoridades, que prevén un aumento sin precedentes de la afluencia de viajeros —que aprovecharán la prórroga del año Xacobeo—, optaron recientemente por reforzar la atención a los peregrinos en un asunto clave: su seguridad. De esta manera, hace una semana nació la unidad de Atención al Peregrino.

Esta nueva sección de la Guardia Civil, que ya opera en el Camino, nace con el objetivo de auxiliar a los peregrinos que se encuentren con algún problema durante su ruta. «No son demasiado comunes, pero no es la primera vez que se desorienta algún peregrino, que sufre un robo o que pierde su documentación. Para asistirle en todos estos problemas está la nueva unidad de Atención al Peregrino». Son palabras de Héctor Méndez, agente de la Guardia Civil en el puesto de Palas de Rei, y que, desde hace unas semanas, se dedica a coordinar la oficina móvil de esta nueva sección. Son, en total, doce los agentes que se turnan para circular con el furgón de la Guardia Civil dedicado a auxiliar a los peregrinos desde O Cebreiro hasta Palas de Rei, la última parada del Camino en la provincia de Lugo.

En su turno le acompaña Marta Zas, agente también del puesto de Palas. Ellos dirigen el furgón por diferentes puntos estratégicos del Camino «tanto urbanos como rurales», explican, y se colocan por la mañana en un lugar y, por la tarde, en otro cercano. «Por ejemplo, si un día estamos por la mañana en Sarria, a la tarde iremos hacia Portomarín, porque no tiene sentido hacer 100 kilómetros para ir hasta Pedrafita», cuenta Zas.

OSCAR CELA

La nueva Oficina Móvil

El furgón es una de las novedades más importantes de esta recién estrenada unidad. Denominada OMAP (Oficinas Móviles de Atención al Peregrino), por el momento Lugo solo cuenta con un vehículo, que la Guardia Civil de Madrid trasladó hasta Galicia para esta función. «Tiene toda la rotulación nueva de la Benemérita, y cuenta con señales identificables para cualquier peregrino en caso de que necesitase ayuda», explica Méndez. Esta unidad fue presentada en Santiago de Compostela el pasado 27 de mayo. «El furgón funciona igual que una oficina tradicional. Tenemos un ordenador que conecta directamente con el servidor de la Guardia Civil, por si hubiera que tramitar alguna denuncia o detención», explica el agente.

Aunque «todavía no tuvimos ninguna incidencia esta semana», dicen los agentes, «todos los participantes estamos muy contentos con el estreno de la nueva unidad», confirman. Los agentes que participan en la unidad de Atención al Peregrino se presentaron de forma voluntaria, aunque se les dio preferencia a aquellos que trabajasen con anterioridad en puestos cercanos al Camino, como Palas de Rei, Sarria o Pedrafita.

De cara al futuro, la intención de la Guardia Civil es la de adquirir diez nuevos furgones para este cometido, que servirán para colaborar con las unidades del Camino de Santiago del resto de España e incluso con otros países. «Vamos a colaborar con agentes portugueses, italianos y franceses», confirma Méndez. Finalmente, recuerdan la posibilidad de utilizar la aplicación móvil AlertCops, que sirve para tramitar denuncias y contactar con las autoridades desde el teléfono de cada uno.

Presentación en el Obradoiro del plan Xacobeo de la Guardia Civil

La Guardia Civil desplegará cuatro oficinas móviles para peregrinos en el Camino de Santiago

Xurxo Melchor

El del Xacobeo 2021-2022 será el mayor despliegue de la Guardia Civil para proteger las diferentes rutas del Camino de Santiago. La pandemia del coronavirus ha elevado exponencialmente la necesidad de mostrar al mundo que la ruta es segura, tanto física como sanitariamente, y el instituto armado quiere estar a la altura con un dispositivo reforzado que entre el 1 de junio y el 31 de agosto movilizará a un total de 11.000 agentes distribuidos por 4.000 kilómetros de rutas jacobeas que pasan por once comunidades autónomas españolas: Galicia, La Rioja, Aragón, Navarra, Castilla y León, País Vasco, Asturias, Cantabria, Cataluña, Andalucía y Extremadura. El operativo implicará a la gran mayoría de las unidades del cuerpo, desde el servicio de protección de la naturaleza, el Seprona, a Tráfico, Policía Judicial e Información, Seguridad Ciudadana, las jefaturas de unidades especiales y de reserva, la Caballería, el servicio Cinológico o el de Montaña.

Seguir leyendo