José Cuba, policía y luchador profesional: «A los agentes les encantan los entrenamientos de defensa personal, les parecen muy útiles»

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO

José Cuba fue 16 veces campeón de España de Lucha Olímpica y sigue entrenando
José Cuba fue 16 veces campeón de España de Lucha Olímpica y sigue entrenando oscar cela

El deportista vilalbés lleva años compaginando su trabajo como policía con su carrera en la lucha, disciplina en la que es 16 veces campeón de España

29 jun 2021 . Actualizado a las 14:12 h.

Dominar una sola disciplina no es suficiente para algunos. José Cuba, vilalbés de 40 años, decidió dedicar su vida a dos profesiones diferentes, pero que tienen mucho en común. Él es Policía Nacional desde el año 2015, tras haber entrado en la academia un año antes. Primero estuvo destinado en el aeropuerto de Barcelona, pero pronto pudo regresar a la Comisaría de Lugo, en parte gracias a su otra ocupación. Cuba es, además, luchador profesional en la categoría de Lucha Olímpica. Su nivel es tan alto que incluso se quedó al borde de ser seleccionado para los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán este mismo año. Es, por encima de todo, campeón de España en su modalidad la friolera de 16 veces. Sin embargo, no siempre practica estas dos actividades por separado, sino que, en ocasiones, tiene la oportunidad de unirlas.

Desde hace unas semanas, el vilalbés viene promoviendo unos entrenamientos de defensa personal para sus compañeros de la Policía Nacional de Lugo. En colaboración con la División de Formación del CAE de Madrid, él y la sección de Defensa Personal organizan unas jornadas de formación entre sus compañeros en materias como intervención en inmuebles. «Lo cierto es que tiene muy buena acogida. A los agentes les encantan este tipo de entrenamientos, porque resultan un cambio en la rutina y porque les parece muy útil», dice Cuba. 

Sin embargo, él todavía no tiene la licencia para enseñar este tipo de técnicas de defensa personal, por lo que, hasta que se la saque, entrena junto a sus compañeros como uno más. «Siempre me gustó combinar el deporte con el trabajo, así que me vino la idea hace tiempo y consideramos que era algo interesante», dice. En esta ocasión, estas sesiones tuvieron una periodicidad de dos sesiones por mes, y fuera del horario laboral «porque durante la jornada tenemos que estar trabajando, claro, por la falta de personal que hay», explica.