Aceptan un año y medio y dos años el dueño de un pub de Monforte y un camarero que ofrecieron cocaína a policías nacionales

La Voz LUGO

LUGO

A. SISO

La Fiscalía pedía siete años de prisión para cada acusado, pero el tribunal rebajó esa pena, entre otros motivos, por dilaciones indebidas

09 jun 2021 . Actualizado a las 18:00 h.

Dos vecinos de Monforte, el dueño de un pub y un camarero, aceptaron ante el tribunal dos años y un año y medio de prisión, respectivamente, por tráfico de drogas, en concreto de cocaína, que llegaron, incluso, a ofrecérsela a agentes de la Policía Nacional.

Los hechos juzgados se remontan a marzo de 2018, cuando fueron detenidos en el pub. En el local, fueron localizados sobre ocho gramos de cocaína, además de una caja registradora y dos billetes de diez euros.

En principio la fiscalía pedía para cada uno de los procesados (J.D y J.R.L.P.) siete años de prisión, pero tras el acuerdo de conformidad se ha visto reducida la petición a tres años y medio.

Multa de 2.000 euros

Así para el propietario se requieren dos años de cárcel, y para el camarero un año y medio. En ambos casos la multa asciende a 2.000 euros cada uno de ellos. En caso de impago se compensaría con diez días de prisión.

El abogado del propietario del pub, Ángel Velle, puntualizaba que la rebaja de la condena está relacionada «con la escasa entidad de los hechos, y una atenuante de dilaciones indebidas». También ha constatado que «no» se les impuso «indemnizaciones» y explicó que no cree que en principio «vaya a haber ningún tipo de problema» y, por lo tanto, no tengan que llegar a cumplir prisión. «Mi representado no tiene antecedentes penales, es una pena de dos años y entonces cumple los requisitos para el beneficio de la suspensión (de entrada en prisión). Entiendo que no tiene que haber inconveniente, pero eso se tiene que decidir en la ejecución de la sentencia», aclaró.

El acusado de retirar 100.000 euros de la cuenta de un usuario de una residencia dice que contaba con el permiso de su amigo

André S. Zapata

Un vecino de la zona de As Nogais, que afronta una posible pena de cuatro años de cárcel por apropiarse de más de 100.000 euros de la cuenta bancaria de un amigo que lo había puesto como autorizado en la misma, negó este martes que hubiese cometido un delito de apropiación indebida, porque tenía su permiso para hacer uso del dinero, por la relación de confianza y amistad que mantenían.

De hecho, recordó que fue su amigo, ya fallecido, quien lo puso como autorizado en la cuenta, precisamente con la intención de que se quedase con el dinero que hubiese en ella una vez que hubiese muerto, a cambio de hacerse cargo su cuidado hasta ese momento.

Seguir leyendo