El Breo viaja a Alicante para conseguir una plaza en la final

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO

Óscar Cela

La victoria épica del primer partido podría suponer un aliciente para los lucenses

06 jun 2021 . Actualizado a las 16:09 h.

El Breogán aterrizó este viernes en Alicante con una sola cosa en mente: ganar el segundo partido de la eliminatoria y traerse el pase a la final del «playoff» en el avión de vuelta. Los de Diego Epifanio afrontan este segundo partido con el recuerdo del cruce con Palma aún presente. Entonces, un nefasto partido les obligó a que la eliminatoria volviese al Pazo, algo que quieren evitar a toda costa en esta ocasión. Y esto es por dos razones principales. La primera, mental, y es que un golpe en la mesa ante uno de los mejores equipos de la categoría sería un impulso tremendo de cara a una hipotética final de «playoff». La segunda, física, es simple y llanamente la de llegar a esa final lo más descansados posibles. Si pudiéramos ver el futuro, lo más probable es que pudiéramos observar cómo el Leyma Coruña elimina al Covirán Granada en este segundo partido, y cómo se clasifican para la ronda final por la vía rápida. Por lo tanto, el Breo debe hacer lo mismo si no quiere partir con una desventaja física.

No se prevén demasiados cambios en ninguno de los dos equipos con respecto al primer partido. Aunque está claro que las eliminatorias de «playoff» son el escenario natural de los ajustes y los cambios tácticos entre partidos, ambos equipos se marcharon a casa tras el primer encuentro con la sensación de haber merecido llevarse la victoria. Cayó del lado del Breo, pero solo una racha estratosférica de sus tiradores salvó un partido que parecía perdido. Soluade, Ahonen, Sollazzo, Kacinas y Larsen parecen fijos en el quinteto inicial, aunque siguen pendientes del estado físico del base británico y del pívot danés. Por el lado de los pupilos de Rivero de la Caz, Ortega, Allen, Bilbao, Urtasun y Gjuroski parece también inamovible.

«Con ganas e ilusión»

El entrenador del club Breogán, Diego Epifanio, advirtió de que su equipo tiene que «controlar más los parciales» para sentenciar las semifinales de ascenso a la Liga Endesa en el segundo partido de la eliminatoria ante el Alicante, este sábado.

«El equipo llega con muchas ganas e ilusión a este segundo partido de la serie. A nivel mental, el equipo está muy concienciado de la importancia del partido y espero que podamos dar una muy buena respuesta a nivel físico», comentó. El técnico, que espera poder contar con Mo Soluade y Kevin Larsen, recordó que «un playoff te exige mucho en cada segundo y cada balón es importante».

Del partido del pasado miércoles, que se decidió por un punto (88-87), recordó que «en el último cuarto» el Rio Breogán fue capaz de «solventar una diferencia de catorce puntos». «Ojalá eso nos ponga en preaviso de la importancia de competir cada balón», dijo el entrenador, para quien haber empezado la eliminatoria con una victoria supone «un espaldarazo». «Pero tenemos que controlar más los parciales», precisó Epifanio, que además advirtió de que el equipo alicantino es el único que en la anterior eliminatoria «levantó el factor cancha» ante el TAU Castellò. «Eso los hace más peligrosos. Vamos a intentar que no haya tercer partido y para eso tenemos que hacer un gran encuentro en los dos aros», zanjó.

Tres de cinco premiados

La Federación Española de Baloncesto, a través de sus redes sociales, quiso reconocer a los mejores jugadores de la primera jornada de las semifinales de ascenso a la Liga ACB desde LEB Oro, como suelen hacer cada vez que se disputan. En este caso, por su brillante partido ante el Alicante, Sergi Quintela, Roope Ahonen y Kevin Larsen fueron seleccionados en el quinteto ideal.