Alumnos de Guitiriz prepararon un invernadero para cultivar carballos con el programa Naturacción

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS GUITIRIZ / LA VOZ

LUGO

Alumnos de la rama de soldadura trabajaron en la construcción del invernadero
Alumnos de la rama de soldadura trabajaron en la construcción del invernadero

El IES Díaz Castro trabajó con botellas de plástico para la estructura

29 may 2021 . Actualizado a las 20:15 h.

Si, dentro de unos años, se ven creciendo carballos en algunas zonas de Guitiriz en donde no era habitual la presencia de esos árboles, podrá pensarse que el funcionamiento de un centro docente permite esas consecuencias. En el IES Díaz Castro se ha creado un invernadero, y está previsto que en el próximo curso se trabaje en el cuidado de las plantas, ya que en este la tarea ha consistido en la construcción de las instalaciones y en varios análisis. La actividad forma parte del programa Naturacción, un proyecto de Voz Natura que patrocina Alcoa con la colaboración de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade.

El empleo de plástico es una de las notas destacadas de la iniciativa. Los alumnos usaron casi 2.500 botellas -todas de medio litro- para las paredes y la cubierta del invernadero. El proceso de construcción fue un ejemplo de distribución de tareas: los de ESO prepararon las botellas, dándoles los cortes necesarios para que se pudieran ensamblar; los de la rama de FP Básica se encargaron de soldar, y los de BAC prepararon sensores de temperatura y de humedad para colocar dentro del invernadero.

Mientras el invernadero iba tomando forma, también se efectuaron análisis del suelo. Los resultados indicaron que el terreno no era idóneo para el cultivo, por lo que las landras se colocarán en mesas, en las que la tierra será traída de fuera. Ahora, con el curso escolar cerca ya del final, la impresión de los impulsores de la medida en el centro es satisfactoria.

Lorena del Palacio, profesora del área de Bioloxía e Xeoloxía del instituto guitiricense, explicó que la actitud de los alumnos había sido positiva. «Implicáronse moi ben», reconoció la docente. Por otro lado, también admitió que la mala calidad del terreno no había sido una sorpresa y que ya se sospechaba que no reunía las condiciones adecuadas. El siguiente paso, dijo, será contactar con el Concello para que se pueda encontrar algún terreno en donde poner los carballos cuando logren un cierto crecimiento.

Las botellas también fueron preparadas en el centro para este nuevo uso
Las botellas también fueron preparadas en el centro para este nuevo uso

Miguel Anxo Barreiro, profesor del área de Tecnoloxía, recalcó que reunir las más de 2.000 botellas había supuesto una pequeña dificultad, teniendo en cuenta que las circunstancias de la pandemia impedían desplazamientos habituales. Aunque las botellas, ensambladas unas con otras, no impiden que se formen algunas rendijas en las paredes y en la cubierta, en donde se ha colocado además una capa de plástico que se sujeta con tornillos, el resultado es correcto. Las cifras así lo indican: la temperatura del invernadero es unos siete u ocho grados superior a la que hay en el exterior.

Mientras se espera que en el curso próximo se consiga darle continuidad al proyecto, en el instituto se está preparando una exposición para mostrar el trabajo realizado durante estos meses pasados. El próximo jueves podrá verse de nueve y veinte a once de la mañana, y el viernes, de nueve y veinte a diez y diez de la mañana.