La propiedad del pabellón de la OJE, abierta a «negociar con quien sea»

Uno de los cuatro dueños recuerda cómo tuvieron que acudir al juzgado para rescindir el contrato de alquiler que les habían impuesto durante el franquismo

El pabellón de la OJE tiene dos propietarios, una familia y la Xunta
El pabellón de la OJE tiene dos propietarios, una familia y la Xunta

lugo / la voz

Desde hace décadas en el corazón de la Muralla de Lugo languidece un pabellón polideportivo sobre el que pesa una enrevesada historia en la que se mezclan la Falange, sentencias judiciales, historias deportivas y hasta una marca divisoria pintada en blanco.

En Lugo apenas hay quien recuerde la historia del pabellón de la OJE (Organización Juvenil Española). Se habla de que allá por los años 40 la Falange Española levantó una pista deportiva al lado de donde hoy se encuentra la Diputación. Lo hizo sobre el patio del palacete de la familia Somoza, ignorando el concepto de propiedad privada, y también sobre un trozo de terreno que con el paso de los años acabó siendo público.

Durante varias décadas la Falange se limitó a compensar a los propietarios con un arrendamiento que, según cuenta hoy uno de los herederos, era «ridículo», pero en plena dictadura discutir las decisiones de la autoridad no era posible. Así que durante años los Somoza vieron cómo en su terreno se asentaba una instalación deportiva que ellos no habían demandado.

Con el final del franquismo, explican, los propietarios reclamaron la rescisión del arrendamiento del terreno sobre el que se sitúa el pabellón. «La titularidad no se discutía, se discutía el contrato de arrendamiento porque cesaba al cambiar el titular, que primero estaba en manos de la Falange y luego tenía que pasar al Estado. Cuando se disolvió la Falange como entidad, se negaban a rescindir ese contrato y hubo que acudir a los juzgados», cuenta uno de los herederos de la familia Somoza.

El pabellón de la OJE languidece frente al costado de la Diputación
El pabellón de la OJE languidece frente al costado de la Diputación

Pintar una línea blanca

A finales de los años 70 dos sentencias judiciales dieron la razón a los herederos de la familia Somoza. En ellas se decía que el porcentaje mayoritario de la propiedad del terreno era privada y que debía rescindirse el arrendamiento. Pero quedaba un fleco más, la parte pública del terreno. Fue en el año 1982 cuando ese espacio fue transferido mediante un real decreto al área de Cultura de la Xunta de Galicia. Según explican desde la Secretaría xeral para o Deporte, el porcentaje que se le reconoció a la administración autonómica es de alrededor de un 25 %.

Como nota curiosa, indican algunas fuentes que en una de las sentencias que intentó esclarecer todo el embrollo legal, el juez decretó que era necesario que se diferenciase adecuadamente cuál era la parte de la Xunta y cuál era la de los propietarios, y para ello ordenó que se pintase una línea blanca y se colocase una cancilla para limitar las dos secciones. Así, hoy en día puede verse cómo una parte del pabellón de la OJE está pintada de blanco y delimitada por una reja.

¿Y ahora qué?

El pabellón de la OJE fue durante muchos años la pista en la que equipos de fútbol sala, voleibol y baloncesto disputaban sus competiciones. Muchos lucenses recuerdan cómo de jovencitos utilizaban una instalación ubicada en un lugar privilegiado, puesto que es la única instalación deportiva que hay dentro de la Muralla.

Las complicaciones legales que pesan sobre la instalación acabaron abocando al cierre del lugar, y desde hace varias décadas la infraestructura se encamina a la ruina, con sus cristales rotos y el acceso tapiado.

En su momento la Diputación de Lugo preguntó si podía hacerse cargo de la instalación, pero quedó en nada y el pabellón sigue abandonado en contra del deseo de colectivos, administraciones y de la propia familia. Explica José Luis, uno de los cuatro herederos, que «nosotros estamos dispuestos a hablar y negociar con quien sea, a nosotros eso ahí no nos hace nada ni nos dejan hacer nada», se lamenta.

La zona pintada de blanco (a la derecha) es de la Xunta, el resto, de la familia propietaria
La zona pintada de blanco (a la derecha) es de la Xunta, el resto, de la familia propietaria

El problema, explica, se encuentra en que el pabellón está dentro de la llamada unidad de intervención 2 del plan especial del casco viejo, el Pepri. «Está en una unidad en la que rige la vía de la expropiación para suelo dotacional, entonces por más que intentamos que el Concello llegara a alguna solución o que se ejecutara la unidad, no hubo manera», asegura. «Ya le pedimos al Ayuntamiento que ejecutara la zona, pero nada», abunda.

El Pepri contempla en esa zona un pabellón, zonas verdes o espacios culturales

El planeamiento urbanístico de todo el casco histórico de Lugo está regido por el Pepri, que divide el territorio en unidades de intervención. La UI-2, también como conocida como del Mercantil, es la que afecta al pabellón de la OJE. En su día se estableció una edificabilidad máxima del 40 % en todo el área de intervención, y hace tiempo expertos en la materia apuntaban que la construcción del edificio en el solar del antiguo Gran Teatro ya podría haberse comido buena parte de esa edificabilidad.

De acuerdo con el PEPRI, que rige desde 1997, en la zona en la que se asienta el pabellón habría autorizados un pabellón deportivo de juego, una instalación cultural o espacios libres verdes. Así mismo el documento recoge que la apertura o no del jardín de la sede de la Diputación de Lugo sería competencia del organismo provincial.

La Xunta dice que tiene interés en estudiar la rehabilitación de la instalación

La semana pasada el secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete Lasa, y la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, mantuvieron una reunión en Santiago para charlar sobre la actualidad del deporte en la ciudad amurallada. Durante el encuentro una de las cuestiones que se abordó fue, precisamente, el pabellón de la OJE. Ambos mandatarios coincidieron en el interés por estudiar posibles soluciones para la rehabilitación del pabellón, una infraestructura única en la ciudad.

Hay que tener en cuenta que dentro de la Muralla no hay ninguna pista cubierta en la que celebrar eventos deportivos ni en la que poder dar rienda a eventos de otra índole. Si se recuperase el edificio de la OJE, se satisfaría la necesidad de instalaciones y se daría respuesta a colectivos como Lugo Monumental, que en reiteradas ocasiones han reclamado una solución para el inmueble.

Incluso, llegado el caso, podría dar servicio al colegio de la Praza de Ferrol, que carece de instalaciones deportivas y hasta de patio, y que se encuentra a unos 200 metros.

La Xunta se compromete a cofinanciar el nuevo pabellón de A Garaballa

LA VOZ

Estudiarán también la rehabilitación del polideportivo de la OJE

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, se reunió ayer con el secretario xeral para o deporte, José Ramón Lete, para analizar las necesidades de la ciudad amurallada en cuanto a infraestructuras. Según describió la regidora tras el encuentro, la Xunta se comprometió a cofinanciar el nuevo pabellón polideportivo de A Garaballa, que el Concello ha proyectado por 2,9 millones de euros y que constará de una pista central multifuncional, cuatro vestuarios y zonas de almacenamiento, espacio para competiciones de fútbol sala, baloncesto, gimnasia rítmica, balonmano, voleibol o bádminton. Méndez y Lete coincidieron en la necesidad de aunar esfuerzos a la hora de levantar proyectos de este tipo, con alcance para toda la comunidad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La propiedad del pabellón de la OJE, abierta a «negociar con quien sea»