Los arqueólogos sobre el trazado de la Muralla de Lugo en Recatelo: «Ahí pasa algo, hace una curva rara»

La reforma urgente del cubo XXX permitirá conocer el origen del muro en esta zona

El cubo XXX de la Muralla por su parte interior muestra una ondulación
El cubo XXX de la Muralla por su parte interior muestra una ondulación

lugo / la voz

La Consellería de Cultura comenzará en breve a reparar el cubo XXX de la Muralla de Lugo, en la zona de Recatelo, una de las partes más agrietadas y con riesgo de derrumbe del monumento romano. Se trata de un tramo de 12,6 metros entre los cubos XXX y XXXI (este se rehabilitó el pasado ano) y cuya intervención intentará resolver las patologías que presenta la piedra, debido especialmente a la incidencia de la lluvia y a otros elementos de desgaste, como el uso de maquinaria pesada en la proximidad del lienzo, lo que recomienda su restauración integral.

Durante los cuatro meses de intervención (142.000 euros en las obras) los arqueólogos que supervisarán los trabajos aprovecharán para seguir recogiendo datos de los materiales, que se analizarán en la Universidade da Coruña, y un levantamiento topográfico y fotogrametría 3D, que ampliará el conocimiento sobre cómo se construyó la Muralla.

«Entre Bispo Odoario y Porta Miñá, los romanos la adaptaron a la topografía, rompieron el terreno natural y la asentaron en una planicie horizontal para hacer Porta Miñá, pero luego sube hacia Porta Santiago, donde la construyeron encima de una pequeña vaguada, y en Recatelo necesitamos saber en qué cota se encuentra, porque por lo que vimos en el cubo XXXI había poca cimentación», explica el arqueólogo Celso Rodríguez, que hizo el proyecto de reforma.

Detalle del mal estado de la Muralla en el cubo XXX
Detalle del mal estado de la Muralla en el cubo XXX

Rodríguez explica que con la excavación del cubo XXX (se prevé llegar hasta la base para conseguir la impermeabilización del interior) quieren definir el trazado original de esta zona. «Si nos fijamos, sobre todo por la parte interior, hacia Clérigos, los cubos están modulando, por lo que ahí pasa algo, hace algo raro la Muralla», explica el arqueólogo.

Toda esta zona de Recatelo sufrió cambios y modificaciones con el paso de los años. Las edificaciones que estuvieron pegadas al muro romano cambiaron no solo su estética si no también pudieron variar el trazado original. Una de las consecuencias de esa edificaciones (estuvo el famoso bar Portomarín o la peluquería Froilán) es que se asentaron sobre una zona donde ya no se conservan los cubos primigenios. Por ejemplo, en el cubo XXXI «hubo un tremendo relleno con aportaciones de tierra que procedieron de O Carme, y que incluso llevaban huesos humanos de un cementerio de ese barrio».

Pero en su parte interior, por la Rúa Clérigos desde Porta Santiago, «si hacemos una lectura del paramento vertical, se puede ver el inicio de una curva forzada, donde creo que puede pasar algo que aún desconocemos. Ojalá la parte de arriba esté bien y nos permita conocer por qué hay esa ondulación y saber el trazado original de la Muralla», relata el arqueólogo.

Celso Rodríguez no atribuye ese posible descubrimiento al hallazgo de una escalera, que casi dar por descontado, porque los cubos solían tener su acceso interior, como se ha podido comprobar en las numerosas intervenciones de los últimos años.

Incluso, ahora, la Xunta, salvo que el hallazgo de la escalera sea muy singular, ha optado por documentar y luego sellar en condiciones las escaleras nuevas que aparecen, y que todos los caminantes del adarve pueden ver en algunos casos bajo las rejillas que se habilitaron. Por ejemplo, en la reciente excavación del cubo VI, junto al IES Xoán Montes, se halló una escalera diferente, «como si los romanos repensasen el acceso y modificaron la rampa inicialmente prevista», pero en este caso al no ser algo excepcional, no se ha dejado a la vista.

Comienza la licitación del tramo semipeatonal de la Ronda en esta zona

El teniente de Alcaldesa, Rubén Arroxo, explicó que la junta de gobierno dio el visto bueno para iniciar el procedimiento de licitación para convertir en semipeatonal el tramo de la Ronda entre Porta Santiago y Rúa Vilalba. El presupuesto base será de 575.990,77 euros, y el plazo de ejecución será de seis meses. «Unha vez rematen esta actuación e a peonalización da Mosqueira, a veciñanza de Lugo contará coa totalidade da zona sur da Muralla humanizada», explicó el edil nacionalista. Arroxo recordó que esta zona de Recatelo carece de acera en la zona pegada a la Muralla: «Os vehículos pasaban pegados ao monumento e por iso realizamos unha intervención temporal no 2020, anulando un carril de circulación ao tráfico rodado, aumentando o espazo peonil arredor do monumento».

El concejal del BNG apuntó que la mejora de este tramo «permitirá transformar o entorno da Ronda, non só aumentando o espazo peonil, senón renovando a zona da Porta de Santiago dando unha mellor estética ao punto da cidade no que se xuntan os tres Patrimonios da Humanidade».

El alumbrado de este trazado consistirá en nueve luminarias LED tipo RGB, «que permitirán variar a luminosidade do monumento segundo a hora do día, mostrando luces de tonalidade cálida na noite e luz fría durante as mañás».

En cuanto a la circulación del tráfico, Arroxo avanzó que «os vehículos contarán con maior fluidez, xa que se modificará o cruce da Ronda coa Rúa Santiago, que pasará de ter o actual semáforo de tres tempos a contar con preferencia no tráfico que circule pola Ronda, tendo un ceda ao paso os vehículos que se acheguen pola Rúa Santiago».

Cirugía urgente para atajar las grietas del cubo XXX de la Muralla de Lugo

suso varela
Si no se actúa sobre este cubo de la Muralla, existe el riesgo de derrumbe
Si no se actúa sobre este cubo de la Muralla, existe el riesgo de derrumbe

La Xunta licita las obras de rehabilitación integral de este tramo del monumento romano junto a Clérigos ante un más que posible riesgo de derrumbe

Los arqueólogos siempre explican que la Muralla de Lugo es como un ser vivo, que está en constante evolución y necesita cuidados especiales y vigilancia permanente. Una de las zonas más dañadas del monumento romano va a ser rehabilitado a lo largo de este año. Se trata del cubo XXX, en la Rúa Clérigos, cerca de la Praza de Pío XII. 

La Consellería de Cultura, Educación e Universidade acaba de licitar las obras de restauración de una parte del lienzo de la muralla, con un presupuesto de 142.000 euros que se sumarán a los 20.000 euros ya invertidos en la redacción del proyecto. Se trata de un tramo de 12,6 metros entre los cubos XXX y XXXI (este se rehabilitó el pasado ano) y cuya intervención intentará resolver las patologías que presenta la piedra del muro romano, debido especialmente a la incidencia de la lluvia y a otros elementos de desgaste, como por ejemplo el uso de maquinaria pesada en la proximidad del lienzo, lo que recomienda su restauración integral.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los arqueólogos sobre el trazado de la Muralla de Lugo en Recatelo: «Ahí pasa algo, hace una curva rara»