Los socios del Círculo de las Artes autorizaron a la directiva a acciones legales contra un arquitecto

LA VOZ LUGO

LUGO

Alberto López

El acuerdo se tomó en la reunión extraordinaria celebrada ayer

27 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los socios del Círculo acordaron autorizar a la directiva de la entidad a ejercitar las acciones legales necesarias, incluso penales, para defender los intereses de la Sociedad frente a la reclamación de 210.000 euros más intereses presentada por el arquitecto lucense Arturo Silvosa.

El acuerdo se tomó en la reunión extraordinaria celebrada ayer para analizar la demanda del arquitecto, basada el supuesto encargo de un proyecto del año 1999 para construir un complejo deportivo en la parroquia lucense de Labio, proyecto que no conocían los socios ni la directiva del Círculo de las Artes.

Antecedentes

A este respecto hay que recordar que esa obra fue descartada en el referéndum celebrado en el año 1991, en el que los socios emitieron un dictamen vinculante que rechazó la construcción del centro deportivo de Labio por ser «inabordable económicamente».

Este referéndum fue autorizado por la junta general del Círculo, de la que formaban parte tanto el arquitecto como su padre, Egidio Silvosa que, además, era el directivo encargado de realizar los pagos. Esto significa que el arquitecto y su padre sabían que la obra de Labio había sido rechazada por los socios, que eran los únicos con capacidad legal para autorizar dicha inversión. Tal como prevé el reglamento del Círculo, ni la junta directiva ni el presidente pueden autorizar obras ni inversiones que superen el 5% del presupuesto de la entidad y el proyecto de Labio superaba ampliamente ese límite presupuestario.

A pesar del dictamen de los socios, en abril del año 2000 Arturo Silvosa acabó presentando en el despacho profesional del entonces presidente del Círculo, José Carlos Sánchez del Valle, una factura por importe de 64 millones de pesetas, unos 385.000 euros. Según Arturo Silvosa ese dinero le correspondía por la redacción del proyecto para la obra de Labio que, como se ya se dijo, había sido rechazada por los socios en un referéndum. Es decir, Arturo Silvosa pretendió cobrar 385.000 euros por hacer el proyecto de una obra contra la decisión vinculante de los socios, que son los propietarios de la entidad cultural y los únicos con capacidad para autorizar o rechazar ese tipo de actuaciones.

Acciones inmediatas

Tras haber obtenido el respaldo de los socios, la junta directiva contestará a Arturo Silvosa en el juzgado y decidirá qué otro tipo de acciones legales emprende contra el arquitecto para defender los intereses de los socios del Círculo.

«Nuevamente, desde la directiva del Círculo, lamentamos este ataque a una institución señera, respetada y querida por los lucenses, solidaria y altruista, y que colabora permanentemente con causas sociales y culturales. Igualmente, transmitimos a los socios un mensaje de tranquilidad y confianza en la justicia y les aseguramos que defenderemos los intereses y el honor del Círculo con determinación y todos los medios legales a nuestro alcance», explican.