No hay quien entienda la Rolda do Carme

Al no haber señales que indiquen para qué es cada carril, los coches aparcan en el que será para bicis y usan el de aparcamiento para circular

Buena parte de los coches circulan por el que será zona de aparcamiento
Buena parte de los coches circulan por el que será zona de aparcamiento

lugo / la voz

Si usted se detiene diez minutos en la acera de la Rolda do Carme, a la altura de la vaguada, pronto se dará cuenta de que muchos conductores (quizás la mayoría) no saben muy bien por dónde tienen que circular. Las obras de mejora para implantar el carril bici han dividido el asfalto en tres carriles en cada sentido, pero muy pocos saben para qué es cada uno.

Cuando la obra esté finalizada, el pequeño carril que limita con la acera será para uso exclusivo de las bicicletas y estará pintado de verde, a su izquierda quedará un carril de aparcamiento, y a la izquierda de este estará el único carril de circulación para vehículos a motor que habrá en cada sentido. El problema es que hasta la fecha no están señalizados adecuadamente ninguno de estos carriles por lo que los conductores están poniéndole imaginación a la hora de adivinar para qué es cada vía.

Siguiendo la costumbre de antaño, muchos conductores están aparcando junto a la acera, encima del que será el futuro carril bici. El problema es que este es tan estrecho que la mayoría de los coches acaban con las ruedas encima del que será el futuro carril de estacionamiento.

Esa tira que se destinará a aparcamiento, como tampoco está señalizada, la interpretan muchos conductores como un carril más de circulación, de manera que hay veces que se ven coches circulando en paralelo en zonas en las que hay anchura suficiente (si hay coches aparcados, es imposible).

Además, toda la estampa se riega con la sensación de inseguridad con la que muchos conductores transitan por la zona, precisamente por ese desconocimiento de para qué es cada carril. Y todavía quedan un par de meses antes de que la senda ciclista esté finalizada.

La nueva senda ciclista limitará a 20 por hora la velocidad de los coches en once calles de Lugo

Lorena G.C.
La nueva senda verde de Lugo
La nueva senda verde de Lugo

La empresa Taboada y Ramos ejecutará las obras, valoradas en 1,2 millones de euros

La junta de gobierno local de Lugo aprobó ayer la adjudicación de las obras de construcción del nuevo carril bici que transitará por ocho barrios de la ciudad. La empresa Taboada y Ramos será la encargada de llevar a cabo el proyecto, valorado en 1,227.000 euros y cuyo plazo de ejecución es de seis meses.

La nueva senda tendrá una longitud de 14 kilómetros. El eje principal transcurrirá desde las inmediaciones de la Ponte Romana hasta la calle Dona Urraca, pasando por las calles Pintor López Guntín, Portugal, Río Ulla, Azalea, Ronda do Carme, Rúa Santiago y Paseo do Miño.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

No hay quien entienda la Rolda do Carme