El PP  de Lugo reclama una auditoría para clarificar la situación de Urbanismo

Denuncian la parálisis ejemplificando que en el 2020 el Concello preveía recaudar dos millones en impuestos de construcciones y reunió 717.000 euros

Los concejales del PP de Lugo, delante del Garañón
Los concejales del PP de Lugo, delante del Garañón

lugo / la voz

El Partido Popular de Lugo ha reclamado al gobierno que contrate una auditoría externa para analizar a fondo la realidad del área de Urbanismo. Los populares consideran que la situación en el departamento del que se acaba de hacer cargo Álvaro Santos no es sostenible dada la tardanza a la hora de emitir licencias. Un ejemplo de esta situación es que, según los cálculos del PP, el año pasado los expedientes del rural pasaron a resolverse en una media de 684 días, frente a los 532 días de promedio del curso anterior.

Los populares quieren que se analice «al detalle por un órgano independiente, las disfunciones, los disparatados retrasos e irregularidades que pudieran existir y que están bloqueando al sector de la construcción, emprendimiento o rehabilitación en la ciudad». Reclaman que ese informe recoja los criterios que se siguen para la resolución de los expedientes, los plazos, el ritmo de tramitación de los documentos urbanísticos, los planes parciales, los estudios de detalle y el estado de los documentos pendientes de ordenación: el 5 % del PXOM, y la actualización del Pepri.

«Sobre todo hay que traer a un observador imparcial que no solo detecte los problemas, sino que analice el foco de quien los crea, muy probablemente la dirección política del ayuntamiento, en este caso la alcaldesa», sostiene el popular Antonio Ameijide.

Para reforzar las tesis de la paralización de Urbanismo, el Partido Popular echa mano de la liquidación del presupuesto del 2020. Explican que el gobierno había previsto ingresar 2,7 millones de euros del impuesto sobre el crecimiento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalías), pero solo fue capaz de ingresar 529.876 euros. Lo mismo sucedió con el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, que se estimó en 2 millones y tan solo se ingresaron 717.262 euros. De los 800.000 euros previstos por tasas de licencias urbanísticas, solo se cubrió el 42 %, es decir, 337.916 euros, y lo mismo sucedió con las tasas por licencias de apertura de establecimientos: 96.753 euros frente a los 300.000 que preveía el gobierno local.

A ojos del PP, «estos datos son un indicador de la paralización que hay en el área de Urbanismo», y si bien reconocen que la pandemia también pudo afectar a algunos proyectos, recuerdan que se están multiplicando las obras de rehabilitaciones, edificios de nueva construcción y naves. «Por lo tanto, quien frustra el crecimiento de este sector en Lugo es el Ayuntamiento con su negligente materia en Urbanismo».

El PP habla de política enquistada desde hace 20 años y a lo largo de seis concejalías diferentes y reclama la auditoría como primer paso para normalizar una situación que cuesta dinero.

Lara Méndez, alcaldesa de Lugo
Lara Méndez, alcaldesa de Lugo

Méndez: «A falla de persoal e a excesiva burocratización da administración son problemas endémicos»

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, reconoció que hay un problema en el área de Urbanismo, lo vinculó a la falta de personal y aseguró que se estaban tomando decisiones que ya estaban mejorando su productividad.

«Nós somos conscientes de que hai problema e estamos a poñer solucións», respondió al PP, «cando entrei, no 2010, había sobre 800 traballadores municipais, no 2015 eran menos de 600. No ano 2015 eran 3 arquitectos e agora son 5. O servizo aínda está mermado e trátase de seguir mellorando, pero escoitar ao PP cando eses problemas son consecuencia das políticas de cando gobernaron no estado é cando menos curioso», dijo la regidora.

Méndez achaca a la falta de personal el atasco en Urbanismo. Recuerda que las políticas en cuanto a tasa de reposición (el número de funcionarios que se podían sustituir cuando había jubilaciones) mermó muchísimo las plantillas municipales, y «de aqueles barros, estes lodos».

La regidora asegura que se han «tomado medidas para solucionar os problemas de persoal en todo o Concello, non só en Urbanismo», y enumera instrumentos como la RPT, las ofertas de empleo público o las bolsas de empleo.

La alcaldesa asegura que «temos avanzado moito, o reforzo de persoal estase notando xa en Urbanismo. Xa se avanzou, xa demos máis pasos, xa somos máis áxiles e eficientes, e serémolo aínda máis». Argumenta además que «a falla de persoal e a excesiva burocratización dos expedientes son males endémicos que temos nas administracións locais, e urbanismo non é alleo. O que pasa é que é un área especialmente sensible e a incidencia é maior porque falamos de desenvolvemento económico». Recuerda que la administración es un ser vivo complejo en el que cambiar los ritmos no es cosa de un día para otro.

Lara Méndez remodela su gobierno y nombra a Santos edil de Urbanismo

Lorena García Calvo
Lara Méndez y el concejal Álvaro Santos
Lara Méndez y el concejal Álvaro Santos

La profesora Silvia Alonso asumirá la concejalía de Igualdade e Muller

Tres semanas después de que Miguel Couto presentase su dimisión como concejal y responsable de Urbanismo en el Concello de Lugo, la alcaldesa, Lara Méndez, ha anunciado la reorganización del área socialista del gobierno local. Una remodelación profunda de la que solo queda al margen Gobernanza, que se mantiene tal y como está, con Paula Alvarellos al frente.

El primer cambio, obligado, será la entrada de la profesora universitaria Silvia Alonso como sustituta de Miguel Couto. La docente de Humanidades asumirá el cargo la próxima semana en un pleno extraordinario y pasará a responsabilizarse del área de Igualdade e muller, que hasta ahora lideraba Ana González Abelleira. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP  de Lugo reclama una auditoría para clarificar la situación de Urbanismo